viernes, 9 de diciembre de 2016

La exposición Velázquez/Murillo en Sevilla.


El martes pasado, aprovechando el día festivo por la Constitución, fuimos a ver la exposición "Velázquez. Murillo. Sevilla", organizada por la Fundación Fondo de Cultura de Sevilla (FOCUS). Ambos pintores son sevillanos y tal vez se conociesen, aunque sean de distinta generación. Son dos modelos de pintura barroca española. Con influencia del italiano Caravaggio, Velázquez es más retratista, pintor de temas religiosos también, pero más entroncado con la temática renacentista (mitología). Murillo es "más de Trento", destaca por sus bodegones, pero se dedicó mas a la temática religiosa, por los encargos de sacerdotes y conventos. Ambos cultivan la pintura de género: temas populares realistas (niños, mendigos). 

Inmaculada de Velázquez, expuesta en FOCUS, de National Gallery

En la exposición son pocos los cuadros colgados, provenientes de diversas colecciones. Una comparación entre los estilos de ambos artistas, confrontando obras de similar temática. Preferí no usar las audio-guías para no contaminarme de opiniones ajenas, subjetivas, como también la mía, pero ajena. Velázquez, para mí, tiene más fuerza, más realismo sin dejar de idealizar, que Murillo, con un más dulcificado estilo, más del gusto clerical propio de estampas donde ha triunfado. Las Inmaculadas expuestas dejan clara la diferencia de ambas concepciones de la pintura, que no obstante tienen puntos en común. Fue interesante apreciar esta comparación de primera mano y sin interferencias.

Tres muchachos, de Murillo, expuesta en FOCUS, de Dulwich Picture Gallery

La muestra esta en un escenario ideal, el Hospital de los Venerables Sacerdotes, bella muestra arquitectónica, sede de la Fundación. Visitamos también su iglesia barroca impresionante, con muchas pinturas de Valdés Leal y su hijo Lucas Valdés. Además contemplamos la exposición permanente que recoge el amplio conjunto de piezas del Centro de Investigación Diego Velázquez. El edificio, antiguo hospital y residencia de clérigos, está situado en un barrio hermoso, el barrio de Santa Cruz de la capital hispalense (el de las coplas), la antigua judería sevillana de calles estrechas y laberínticas, con hermosos edificios y leyendas apasionantes.


Aprovechamos que hizo una temperatura espléndida para pasear por las calles de Sevilla, almorzar en una de sus tabernas y tomar un café y un dulce en la famosa confitería "La campana". Las calles estaban repletas de gente, en torno a la Giralda y sus alrededores. La sorpresa vino cuando, tras visitar la iglesia del Salvador (levantada sobre restos romanos y una antigua mezquita),y en medio de olores a incienso, se empezaron a escuchar sonidos de marchas procesionales. Estábamos junto al Ayuntamiento, donde estaban instalando un gran belén, cuando una procesión con una Virgen cruzó el gentío. ¿La Inmaculada no es el jueves? ¿A qué viene este adelanto? ¿Era la "Inmaculada Constitución"? ¿"María Santísima de la Carta Magna"? No la Inmaculada. Perplejidad por aprovechar una fiesta laica para introducir elementos de una religión. La Constitución es de todos y no debe mezclarse con credos ni liturgias particulares, por muy mayoritarios que sean.


Una constitución debe aplicarse en todo momento siendo necesaria su adaptación y reforma cuando cambian los tiempos y las circunstancias. Parece que para algunos es algo sagrado, al estilo religioso, inmutable, intocable,como la Virgen que procesionaban en Sevilla. Rajoy la trata así, como un dogma intocable, seguro que por temor a lo que le ha pasado en Italia a Renzi con el referéndum perdido, pero eso es otra historia. La cuestión es que los sevillanos parece que no se entienden a sí  mismos sin una procesión cada día de fiesta (al menos) y a la Constitución la confundieron con la Inmaculada. País.

sábado, 3 de diciembre de 2016

El regalo de hoy, por mi onomástica


Hoy es San Francisco Javier (y el Día de Navarra, como he recordado otras veces), y como otros años he recibido felicitaciones por mi onomástica. También, como otros años, algunos se adelantaron y lo hicieron en San Francisco de Asís, teniendo que aclarar a más de una y uno la diferencia entre ambos personajes. Quien se adelantó a todos en la felicitación fue mi mujer, Ana, que me hizo entrega, nada más llegar de la cena de todos los viernes en casa de mis cuñadas, de un regalo. Un libro, el libro "En el punto de mira", de Baltasar Garzón. Un libro de más de mil páginas, editado este año, donde el antiguo juez nos cuenta en primera persona los avatares vividos en su paso por la Audiencia Nacional. Veinticinco años de vivencias en el candelero. Seguro que es muy interesante.

Sobre Baltazar Garzón he publicado varias entradas en la también ya dilatada vida de este blog. Un personaje que no deja indiferente a nadie. He manifestado mis desacuerdos con él y también le expresé mi público apoyo por su enjuiciamiento, acusado de prevaricación, por haber iniciado un proceso contra los crímenes del Franquismo, a instancias de Falange Española o Manos Limpias. Lamenté que fuese apartado de la carrera judicial, condenado al declararse ilegales las escuchas ordenadas por el juez de las conversaciones entre los encausados por el caso Gürtel y sus abogados. Está claro que cuando los jueces se ensañan con miembros relevantes del PP, el juez tiene muchas veces las de perder, a diferencia de los casos en que se investigan a otros políticos de otros partidos. Y Garzón ha sido una de las víctimas de la maquinaria aplastante del PP contra sus adversarios. O así lo considera este partido que ha visto varias veces actuar a la Justicia en su contra, en la mano de Garzón (el citado caso Gürtel, el caso Camps... ). No importa que fuese "uno de los azotes de la banda terrorista ETA", como declaró la instructora de la recusación que presentó contra él la Asociación de Víctimas del Terrorismo, en el caso de la financiación de Askatasuna y Batasuna en las herriko tabernas, no. Con él había que acabar. Demasiado protagonismo, un verso suelto, insobornable, contar corriente, como reza el subtítulo de su obra. No le perdonaban que también se hubiese atrevido, a detener al dictador chileno Augusto Piñochet en Londres para traerlo a España y ser juzgado por crímenes contra la humanidad, cosa que impidió José María Aznar con la ayuda de Margaret Thatcher. Recuerdo que en 2010 Izquierda Unida presentó una moción en el Ayuntamiento de Palma del Río, de apoyo al juez ante la suspensión de funciones por el juicio sobre las denuncias de Falange y Manos Limpias, donde el portavoz del PP hizo alusión al caso de las víctimas del Franquismo y también al caso Gürtel y a la acusación de haber cobrado del Banco de Santander por unas conferencias impartidas en Estados Unidos. La campaña contra él estaba en marcha. Los grupos apoyamos la moción, salvo el PP, que se abstuvo acusándonos a los demás de atacar a la Justicia por motivos ideológicos (cree el ladrón que todos son de su misma condición). No pararon hasta quitárselo de encima.


Ayer Baltasar Garzón estuvo en Palma del Río para presentar unas jornadas, organizadas por la Delegación de Cooperación Internacional de ayuntamiento palmeño, donde varios jóvenes estudiantes de ESO viajarán a Granada para recibir formación y debatir sobre Derechos Humanos, en colaboración con la Fundación que preside Garzón, FIBGAR, fundación internacional que centra su actuación en la defensa de los Derechos Humanos y la Jurisdicción Universal. Gracias a esa visita, el libro que me ha regalado Ana cuenta con algo más especial, una dedicatoria de puño y letra del mismo Garzón. 


Dice así: "Para Shevi con el afecto de un hombre del derecho para otro que también vive el derecho y la política entendidos como servicio público y en beneficio de una sociedad más libre, transparente y democrática. Un abrazo. B. Garzón. 2-12-16".

Sin duda, como dije, un regalo muy interesante, y todo un honor que cuente con una dedicatoria, que me ha emocionado también. Mi mujer (en colaboración de una sobrina, Vanessa, que ha conseguido la dedicatoria) ha sabido agradarme con su regalo. Muchas gracias. 

martes, 29 de noviembre de 2016

Premio para la cantante Martirio


La cantante Martirio (de nombre real María Isabel Quiñones Gutiérrez) ha sigo galardonada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con el Premio Nacional de las Músicas Actuales. Me alegro. Siempre me gustó Martirio, una de las que consiguió que me prendase todavía más de la copla (algo que se despreciaba en los setenta entre ambientes progres, por considerarla retrógrada y símbolo de la cultura franquista), cuando le incorporó aires modernos. 

Sus letras nos hablan de mujeres con sus problemas actuales. Mujeres urbanas y de barrio que tienen que sobrevivir en un mundo machista, con problemas económicos, pero buscando libertad y el cariño de su pareja en libertad, con dramas copleros de antaño y música de hoy. Kiko Veneno le ayudó mucho en esa búsqueda de la "nueva canción española".

Su vida merece una copla. Afectada por la poliomelitis, que le dejó alguna secuela, pero no le impidió dedicarse al espectáculo. Ex-esposa de un médico, que quiso dejar de ser la "señora de". Antigua componente del grupo folk Jarcha y acompañante de Kiko Veneno y Raimundo y Rafael Amador.

Sus gafas y sus imposibles o ilustrativas peinetas, son iconos de la historia del pop hispano, entre folclórica y punky con raíces. Le vi una noche en Écija, en una discoteca, en un concierto al aire libre, cautivando al personal. No se me olvida cuando empezó la canción "Estoy mala" (uno de sus grandes éxitos, junto a las "Sevillanas de los bloques"), meciéndose como la Macarena en su paso al son de una saeta. Una síntesis de tradición e innovación sublime.

Se lo merece por su honradez, su integridad, por no encasillarse, ya que ha hecho de actriz y ha tocado otros palos en la música (jazz, música cubana, bolero, tango...), por unir arte y sentido del humor. Y porque nunca ha cejado en su empeño de reivindicar el papel de la mujer en el arte de la canción. ¡Enhorabuena!


sábado, 26 de noviembre de 2016

Ha muerto Fidel Castro


Esta vez sí, esta vez es verdad que ha muerto Fidel Castro. No es otro invento de internet, como comenté hace tiempo. Lo ha anunciado su hermano Raúl, sucesor en la monarquía comunista que gobierna en Cuba. Lo primero es mostrar nuestras condolencias a su familia, como por el fallecimiento de cualquier otro ser humano (como a los familiares de Rita Barberá, por muy acusada de corrupción de que estuviera, a pesar del desprecio de comunistas y podemitas varios). Lo segundo es comentar su figura, la de un personaje histórico del siglo XX de primera magnitud.

Consiguió el poder con una revolución que derrocó al corrupto dictador Batista, aliado de Estados Unidos, que pronto le declaró su hostilidad, con una torpeza propia de gobernantes soberbios. J.F. Kennedy ordenó la invasión de exiliados cubanos en Bahía de Cochinos, un fracaso que hizo echar en brazos de los soviéticos al régimen de Castro, el principal enemigo de Estados Unidos. La crisis de los misiles agravó la situación. Para entonces la revolución que había de liberar Cuba se había pasado ya al bando comunista, marxista-leninista, convirtiéndose en una avanzadilla soviética a las puertas del coloso yanqui. Uno de sus ministros y colaborador durante la insurrección cubana, Ernesto Guevara, el Ché, se dedicó a extender la revolución por América con técnicas de guerrilla, siendo derrotado y muerto en Bolivia, y convirtiéndose en un icono para la izquierda en general. El comunismo parecía expandirse por América, sobre todo cuando, en Chile, Salvador Allende ganó las elecciones con la Unidad Popular, una coalición de partidos de izquierda. Con el golpe que derrocó a Allende y la pujanza de otras dictaduras militares, Estados Unidos intentó frenar ese avance, provocando al mismo tiempo las simpatías por los comunistas apoyados por Fidel y los suyos. Una espiral de violencia, represión y pobreza que azotó durante años Hispanoamérica.

Las democracias se fueron instalando en América, pero el Castrismo permanecía en pie, pese a su derrota ideológica y el inútil embargo comercial impuesto por Estados Unidos. La caída de la Unión Soviética y sus países satélites de Europa del Este dejó a Cuba sin sostén político y económico, ya que sobrevivían por la cuantiosa ayuda prestada por el coloso ruso. El régimen no pudo contrarrestar el empobrecimiento de la población, por lo que arreció el mensaje nacionalista que le había servido de argumento para mantenerse en el poder. Su única razón de existir era su resistencia a ser colonizados de nuevo por los Estados Unidos, lo que le granjeaba el apoyo popular. Pero su sistema económico ineficaz, a la par que la escasez de recursos, ha provocado el descontento de parte de la población, que se ha manifestado en la aparición de una oposición democrática, fuertemente reprimida por las fuerzas del régimen. En Cuba siguen sin respetarse los derechos humanos. 


Fidel Castro mostró signos de estar gravemente enfermo en 2006 y en 2008 renunció a su cargo. Parecía que se abría una puerta a la esperanza por normalizar la situación, virar hacia un régimen democrático y cambiar de orientación. Nada de eso ocurrió, ya que le sucedió en el poder su hermano Raúl, como ocurre en la dictadura de Corea del Norte, o en las tiranías del Golfo Pérsico, donde los familiares se suceden en el poder sin cesar. El régimen castrista ha demostrado ser de más duración que los discursos que pronunciaba Fidel, o que la vida biológica y política de su amigo Manuel Fraga. Hace dos años se iniciaron conversaciones para restablecer relaciones entre Cuba y Estados Unidos, parece que gracias a la intervención del Papa Francisco, argentino, y, por tanto, hispano como los Castro. Eso nos aportó una luz de esperanza. La muerte de Fidel puede que fuese el paso necesario para dar un impulso a la necesaria transición en la isla caribeña. Ya veremos qué pasa.

Fidel Castro fue visto como un héroe por parte de la izquierda española, que todavía lo ve como alguien valioso, a pesar de su vindicación del ejercicio de la violencia política. La revolución cubana inspiró a muchos en los años sesenta, setenta y ochenta del siglo pasado, creyendo que era un soplo de aire fresco dentro del enrarecido mundo comunista. A muchos otros nos terminó decepcionando, por su tozudez en conculcar los derechos humanos, por mantenerse en la tiranía y por seguir defendiendo una ideología política (el marxismo-leninismo) que no ha liberado a la humanidad de las lacras del capitalismo, sino que ha sustituido la libertad por regímenes burocráticos que han traído pobreza para la mayoría y solo riqueza para los mandamases (se dice que Fidel era multimillonario, mientras mataba de hambre a sus súbditos). También ha inspirado a esa izquierda populista que gobierna en países como Venezuela, Ecuador o Bolivia, cuyo balance, por mucho que se empeñen aquí algunos en alabar, no es precisamente esperanzador. Hoy muere el hombre, pero me temo que no muere el mito. Los seres humanos somos tercos, y, aunque vemos los errores, somos capaces de persistir en ellos por orgullo, por no dar nuestro brazo a torcer. Espero que la situación en la Cuba vaya cambiando y así quienes usan su caduca ideología y otras coartadas allí defendidas dejen de engañar a las pobres gentes que, desesperadas por su situación social y económica impuesta por el neo-liberalismo triunfante, se echan en brazos de defensores de tiranos como lo fue Fidel Castro. Los derechos humanos no están del todo consolidados y siguen en peligro por obra y gracia de charlatanes de uno y otro extremo bando. 

viernes, 25 de noviembre de 2016

La foto del viernes: campaña contra la violencia de género


Hoy es el día internacional contra la violencia de género. Ya he publicado varias entradas en días como el de hoy. Esta vez me limitaré a publicitar la campaña que el Ayuntamiento de Palma del Río está realizando con ese motivo este año. Quien quiera conocer mi experiencia personal en un caso de violencia de género, que viví hace muchos años, que pinche aquí, o en el enlace que publico en el lateral como Entrada destacada. 25N, ni una menos.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Celtibético, 9 años en la red


Fue ayer el día y no me acordé, entre tanta tarea que tengo en los últimos tiempos. Las oposiciones, los cursos que estoy haciendo y demás acontecimientos (algunos no agradables), me han hecho dejar de publicar diariamente en el blog. Aunque Celtibético sigue vivo y con muchos lectores y lectoras, que se vuelcan en lo escaso que publico. No me di cuenta el domingo que era 20 de noviembre, un día como aquel en que empecé esta aventura en internet, que ya tiene nueve añitos. Pues seguiremos en la brecha, ¡a por otros nueve ejercicios más! (por lo menos).

viernes, 18 de noviembre de 2016

La foto del viernes: El Barrio de las Palmeras, sin palmeras


Uno de los barrios que se fueron creando en el siglo pasado en Palma del Río, empleando viejas construcciones, fue el que su promotor llamó Guadalpalma, un barrio donde hace años se trasladó mi suegro con su familia. Fue un barrio que se formó con diversos solares, entre otros, con el de una de las casas de la familia Gamero-Cívico, la que daba a la calle Nueva, y que conectaba con el llamado Corralón de Zúñiga, ya en la Avenida de Santa Ana. Tiene varias calles con nombres prestigiosos y honrados por el ayuntamiento, como José Jiménez Molina, Julia Pintor Lóperz, Antonio Moreno Carmona y Francisco Moreno Horcas "Padre Paco". La calle que cruza la urbanización entre calle Nueva y Avda Santa Ana se llamó calle Bosque, y la plaza que linda con ella Plaza El Bosque. Ello se debía a la imagen que muchos recordamos de un gran jardín que tenía la casa de los Gamero-Cívico, semejante a un bosque. Un jardín que, en parte se mantuvo con la nueva urbanización, como zona verde, caracterizado por la presencia de multitud de palmeras. De ahí que popularmente al barrio se le conociese como "las palmeras". Pero, como todos los seres vivos, las plantas también tienen un final, al que han contribuido los ejemplares de esa plaga maldita que está acabando con los palmerales de la Península Ibérica, el picudo rojo, cuyas larvas destruyen interiormente los troncos de las palmeras, provocando su muerte, sin que podamos darnos cuenta del daño, pues es ya demasiado tarde. En este barrio llevan años intentando frenar la plaga, sin éxito, ocasionado la tala de las palmeras muertas. En estos días han procedido a una medida drástica, talando casi todas las que quedaban (esas dos más altas que sobresalen del skyline palmeño no han sido atacadas todavía). Espero que sean repuestas. Pero, por ahora, el barrio ya no podrá ser llamado como antaño, las palmeras. Una pena.

martes, 15 de noviembre de 2016

Otra triste despedida: Antonio Ballesteros


Es desolador. De nuevo vuelvo del tanatorio de dar un pésame. Ha muerto esta mañana Antonio Ballesteros Moreno, médico anestesista, pero, sobre todo, amigo de la juventud y esposo de mi amiga Mari Carmen Navarro. Antonio llevaba más de un año apartado de su trabajo y de la vida social tras sufrir una encefalitis mientras estaba de viaje de vacaciones el año pasado. Estuvieron haciéndole pruebas y en octubre empezaron a darle quimioterapia, pues le encontraron un tumor cerebral, uno bien complicado imposible de operar. Ya había padecido dos anginas de pecho y era diabético, pero eso no le había impedido vivir con cierta normalidad. Ni la quimio ni la radioterapia han podido con su mal. En julio les eché de menos en una cita, hasta entonces ineludible, la Feria del Teatro en el Sur, siempre frecuentada por el amor a la literatura y al teatro de Mari Carmen.


A Antonio le conocí de joven, con otros amigos. Estuvimos un tiempo en la misma pandilla. En ella estaba también Mari Carmen. Recuerdo una fiesta en el piso de un profesor de los Salesianos, donde salieron varias parejas. Solo ellos continuaron con algo serio. De aquella época eran amistades como Curro Barro o Pepe "Ramillo" (con quienes hemos coincidido en el tanatorio). Antonio estudió medicina y trabajó en la carpintería de su padre para pagarse los estudios. Nos veíamos muchas veces por Córdoba, cuando salía de paseo con Mari Carmen. Uno de sus primeros trabajos fue con un contrato de seis meses en el Ayuntamiento de Palma del Río, cuando yo llevaba el área de Servicios Sociales (1987-1991). Prosiguió luego su carrera, siendo uno de los más fervorosos defensores del Servicio de Cirugía Mayor Ambulatoria que se instaló en el Centro de Salud de Palma, al que acudía como anestesista, además de tener su plaza en el Hospital de Osuna. Recientemente le homenajearon por ello, merecidamente.


Antonio y Mari Carmen tienen dos hijas (Almudena y Carmen). Han demostrado ser unos padres estupendos. Y ellas le han correspondido con los cuidados que podían ofrecer. Mari Carmen, profesora del Colegio Salesiano, pidió una excedencia para cuidar a su marido, sacrificando parte de su carrera. La evolución de la enfermedad le ha tenido atareada, pues Antonio iba perdiendo facultades poco a poco, no pudiendo valerse por sí mismo en los últimos meses. Tantos desvelos han tenido triste final esta mañana. 


Es terrible que una persona que se ha dedicado a procurar la salud de los demás vea cómo la suya va decayendo poco a poco, sin poder hacer nada para remediarlo. Y también que quienes tiene a su alrededor sientan la impotencia de no poder impedir el desenlace, perdiendo a la persona que quieres anulándose hasta su personalidad. Es mucho el sufrimiento de Mari Carmen y su familia. Antonio era grande en estatura y en personalidad, grande en sentimientos y cariño. Y una persona querida por muchos, que hemos sentido dolor por su enfermedad y por su fallecimiento. Una pérdida enorme, como su anatomía, como su bonachona y perenne sonrisa. Afortunadamente su familia recoge lo bueno que tenía y eso nos impedirá olvidarle. Seguro que su amada Mari Carmen algún día recobrará su afición y pasión por las letras (relegadas en este triste tiempo) y nos endulzará la vida con sus recuerdos. ¡Un abrazo, amigo!


domingo, 13 de noviembre de 2016

Hasta siempre, Manolo


Acabo de llegar del tanatorio y vengo todavía con la pesadumbre del momento. He dado el pésame a los familiares de Manuel Blasco Jiménez (su primo Rafa, su hermano Pepe y su mujer, Carmen...). Manolo, como lo conocíamos, era el dueño de Casa Manolo, el antiguo Mesón Palmeño, de la calle León Benítez, que antes tuvo en la calle Alfarería, en el antiguo Bar Peporro. Hoy nos ha dejado, víctima del cáncer que le tuvo desmejorado desde hace meses. Un mazazo cuando nos hemos enterado esta mañana.

A Manolo lo conocí en el Bar Rafael, el que tenía su tío del mismo nombre en la calle Castillejo esquina Plaza de España. Lo alquilaron él y su hermano Pepe, convirtiéndose en lugar de referencia para público de todas las edades, pues lo mismo te servían el desayuno (por las mañanas), que una tapa o ración con tu bebida preferida (al medio día), el café por la tarde, y las copas que quisieras por la noche, cuando funcionaba como pub. Fue durante años el lugar preferido por mis amigos y mío para echar la cervecita de los sábados a medio día, o el domingo el café y las copas por la tarde y noche. Cerraron en mayo de 2009, como conté en una entrada del blog, con gran pena para nosotros, aunque posteriormente el local lo han regentado otros profesionales, siendo desde hace pocos días un moderno "grastro-bar".


Los hermanos Blasco, tras el cierre, separaron sus carreras profesionales. Manolo continuó en diversos negocios como camarero, hasta que se quedó con el Bar Peporro. Allí abrió su restaurante Casa Manolo. Más de una vez hemos cenado allí, por la cercanía a nuestra casa. Desde entonces contaba con Antonio Ostos en la cocina, una garantía, por su buen hacer en los fogones. Desde hace algún tiempo se trasladaron a la calle León Benítez, su ubicación actual. Aquí las cosas fueron a mejor. Siempre con clientela, más de una vez nos vimos con problemas a la hora de encontrar mesa, aunque siempre nos la consiguieron. 


La última vez que estuvimos cenando allí fue hace dos semanas, el sábado. Estaba lleno, pero conseguimos mesa. No tuvimos problemas en mayo, el día del cumpleaños de Ana, mi mujer, ya que era entre semana. Cenamos estupendamente. Recuerdo que el mismo Manolo nos estuvo atendiendo, además de la camarera. Al terminar nos preguntó si queríamos postre y le dijimos que no, que estábamos saciados. Entonces llegó la sorpresa: nuestra amiga Rosa se presentó con una tarta con las velas de cumpleaños, y todos le cantaron. Manolo, riendo a pierna suelta, me dijo "no decías que no ibas a tomar postre, pues te vas a hartar". Efectivamente, me tomé un buen pedazo de tarta. Fue la última vez que hablamos.

En el verano Ana le vio en el banco. Casi no le reconoció, estaba muy desmejorado. Entonces nos enteramos de su enfermedad. Poco ha durado, le ha venido derecho. Se dedicó a preparar sus asuntos pensando en su mujer y sus hijas. Hace una semana una infección de pulmón le obligó a ingresar en el hospital.. y hoy nos ha dejado. Una pena. Una persona todavía joven, a la que le iban bien las cosas, tras ciertas dificultades, siempre luchador, y un amigo. Un gran golpe para sus familiares, muchos de sus clientes, y los muchos amigos que ha dejado tras tantos años tras la barra. Le echaremos de menos. Prefiero recordarle con su sonrisa. No le olvidaremos, como no olvidaremos los buenos momentos que nos hizo pasar. ¡Hasta siempre, Manolo!

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Donald Trump


Sorpresa, estupor, decepción, incredulidad. Palabras como éstas han sonado esta mañana al conocerse el fin del recuento de votos en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, y confirmarse la victoria del candidato republicano Donald Trump. Un paso más en el momento de confusión que vive la política mundial. Este no es un hecho aislado. En Europa tenemos el Brexit, y los casos de aumentos de votos que asustan. En Francia la ultraderechista Marine Le Pen, en Holanda  Geert Wilders, en Austria con la victoria de la extrema derecha en primera votación, el Partido de los Finlandeses como preferido en las encuestas, en Polonia el Partido de la Ley y el Orden, Amanecer Dorado en Grecia, el ultra Viktor Orban en Hungría, Putin en Rusia... ejemplos de la buena salud de los autoritarismos y populismos de derecha. Que tienen su complemento en los populismos de izquierda, también cuestionando los regímenes democráticos vigentes. 

Y ahora Trump. Algunos han dicho, a tontas y a locas, que esto ha ocurrido por haer presentado los demócratas a Hillary Clinton, en lugar de a Bernie Sanders. O sea, que los norteamericanos han preferido a un candidato de extrema derecha, porque no tenían enfrente a uno de extrema izquierda. Vamos, que les daba igual uno que otro. Memeces. Clinton no sería buena candidata, pero por otros motivos (por ejemplo su reforma sanitaria que ha sido vista por mucho americano medio como una propuesta comunista). Ha sido, no obstante peor que Trump, pues ambos han perdido votos respecto a otros candidatos anteriores de sus respectivos partidos, pero éste ha sacado más votos que su contrincante y con eso ha ganado la presidencia.

Viendo los mapas del reparto del voto, vemos a los estados centrales (el antiguo Oeste americano) dar su voto mayoritario a Trump. Éste ha convencido a las víctimas de la crisis (que todavía persiste), castigadas por la globalización. El mensaje nacionalista triunfa en momentos de crisis, como pasó en el periodo de entre-guerras en el siglo pasado, permitiendo el auge del fascismo y el stalinismo. Ahora vivimos momentos parecidos. El odio hacia el inmigrante que quita el trabajo a los nacionales, al cobrar menos, ya que esa es la forma de aumentar sus beneficios que han elegido las empresas (sobre todo multinacionales), se ha extendido entre los trabajadores y clases medias. Se critica el libre comercio internacional y la libertad de circulación de trabajadores, al mismo tiempo. Y eso lo hacen desde la izquierda y la derecha (extremas). Se recuperan himnos, banderas, armas, gestos autoritarios. Tanto desde la derecha como desde la izquierda se cuestionan las instituciones, buscando "la calle" y postulando posturas anti-sistema. El estado del bienestar es cuestionado por liberales y "la verdadera izquierda". Los castigados, que antes vivían bien con el estado del bienestar, se convierten a la nueva religión anti-sistema, y terminan votando a extremistas como estos. 

El mundo está muy cambiado y parece que nadie sabe ofrecer alternativas que no sean a la desesperada, con mucho ruido y mensajes simples y egoístas. Solo espero que en Estados Unidos, los republicanos que han aupado a este fantoche hombre de negocios le obliguen a no cumplir algunas de sus temibles promesas y moderen su comportamiento, aunque solo sea por mantener las cuentas de resultados de sus empresas (los mercados se han sacudido hoy con esta victoria). Pero el panorama es desolador y causa estupor. Tanto que esta mañana me acordaba del Premio Nobel a Bob Dylan, un ejemplo de joven rebelde, símbolo de la izquierda de otros tiempos, que ya están enterrados. La Academia Sueca vive en otro mundo. Hoy los norteamericanos lo han demostrado.