domingo, 27 de julio de 2014

¿Ordenadores portátiles en la antigua Grecia?


Los griegos son considerados los padres de la civilización occidental. Descubrieron, inventaron, crearon multitud de elementos de nuestra cultura, como la tan ansiada democracia (aunque era muy diferente a la actual), o la filosofía, madre de la ciencia. En sus obras de arte encontramos diferentes estilos que influyeron en el arte actual y en el de todos los tiempos de nuestra historia. Al ver esta placa de mármol, que se encuentra en el The J. Paul Getty Museum, un sobresalto nos invade. Parece que la mujer estuviera abriendo un ordenador portátil, donde hasta se aprecian los puertos USB, sostenido por su sirvienta, como lo hacemos hoy día, para, por ejemplo, navegar por internet. ¿Estaría comprando entradas on line de la última tragedia de Sófocles? ¿Consultaría el tiempo que iba a hacer esa noche? ¿Leería las noticias sobre la última campaña de los hoplitas, con vídeos de sus hazañas? ¿Estaría jugando al Candy Crush Saga en su Facebook?


Se trata de una lápida funeraria del año 100 antes de Cristo, aproximadamente. Y lo que sostiene la esclava es un cofre de poca profundidad, como el estuche de un collar u otra rica joya, en realidad... ¿No es emocionante ver en la escena un anticipo profético de las nuevas tecnologías? Estos griegos eran unos genios

viernes, 25 de julio de 2014

La foto del viernes: jugando al dominó en la terraza


El verano es tiempo para relajarse, disfrutar de una bebida para refrescarse y jugar para echar el rato de ocio con los familiares y amigos. Aunque no todos lo entienden así. El ayuntamiento de Sevilla ha aprobado hoy una polémica ordenanza sobre ruidos. Un proyecto que llevaba un año parado y que ve el visto bueno del pleno de julio, el último antes de las vacaciones de verano. En la norma se incluyen diversos supuestos, y los que han llamado más la atención han sido las prohibiciones de jugar a los dardos o al dominó en las terrazas de los bares. Como estos juegos producen muchos ruidos, el ayuntamiento ha decidido prohibirlos, a pesar del arraigo histórico del segundo. No impide, sin embargo, que las procesiones desfilen haciendo ruido, ni que se toquen campanas en los cultos (antes, durante y después), a pesar de lo molesto que es, por ejemplo, que te despierten a las 8 de la mañana un domingo porque algunos estén de acto religioso. Tampoco está prohibido tirar cohetes durante los desfiles de las cofradías del Rocio (de 9 a 23 horas), aunque sí lo esté para otros particulares. El ayuntamiento, gobernado con mayoría absoluta del PP, distingue claramente entre las actividades que a ellos les place de las que nos gustan a otros. Y emplean su ordeno y mando para hacer valer sus preferencias, aunque también sean molestas para quienes no las secundan. Se nota, además, que José María Aznar no veranea en Sevilla, pues no podría disfrutar de esas famosas partidas de dominó que jugó en sus vacaciones de presidente del gobierno, en la castellano-leonesa villa de Quintanilla de Onésimo, patria de nacimiento de uno de los fundadores (Onésimo Redondo) de las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista), partido que se integró en la Falange de José Antonio Primo de Rivera. No le dejarían con esta ordenanza jugar en un velador al aire libre. ¿O sí? ¿Se repetiría esta imagen en Sevilla, a pesar de la dichosa ordenanza? Ay, ay, ay. 

miércoles, 23 de julio de 2014

Misterioso letrero sobre embutido


Hace tiempo mi hermano Roberto me envió esta foto de un letrero que vio en un establecimiento. Fue en Candelario, un pueblo de la Sierra de Béjar, en Salamanca, tierra de buena carne, de donde es famoso su embutido. Me dijo que no sabía el significado del término "enchonchar". Buscando en la red, lo único que he encontrado es un vocabulario de Candelario, donde aparece "enchonchado": chorizo ni cocido, ni frito, ni asado. Como el vino que vende Asunción, que ni es blanco, ni tinto, ni tiene color. Así que no he podido averiguar qué es lo que hacen "enchonchando chorizo", que merece venderlo para pasar por ese trance. ¿Alguien sabe de qué se trata? Agradeceremos una explicación en los comentarios. Y, si lo averiguamos, ya intentaremos probar a enchonchar un buen chorizo... de los de comer, que de los otros es la Justicia la que debe dar buena cuenta. 

lunes, 21 de julio de 2014

45 aniversario de la llegada de los humanos a la Luna


Ayer el repentino y trágico fallecimiento de Álex Angulo me obligó a relegar el comentario previsto del aniversario de la llegada a la Luna, que fue ayer. Hace cinco años ya le dediqué una entrada al 40 aniversario de este importante hecho. En él hacía referencia a los cambios que se han producido en el tiempo, respecto al interés por explorar el espacio. 


Nuestra visión del "espacio exterior" ha cambiado mucho, olvidando las visiones "futuristas" en las que nos veíamos habitando nuevos planetas, ante el colapso de la civilización en la Tierra. Algo que puede ocurrir y que nos cogería desprevenidos, sin alternativa de refugio alguno fuera de nuestro planeta. Las modas se han centrado en nuestro "territorio más cercano", sin albergar sueños utópicos interestelares


La Luna no ha vuelto a ser objeto de deseo científico directo. O mejor dicho, los Estados han abandonado su investigación, debido a los costes. La Luna solo nos interesa a los astrónomos, profesionales o aficionados, y a los "lunáticos", como dice mi mujer que soy yo. Fotografiar la Luna, ya que no me puedo desplazar a ella, es la forma de "poseerla para el  placer". Ya que ella siempre es complaciente con los "selenitas de corazón", y no ofrece resistencia. 


45 años han pasado desde que el ser humano puso el primer pie en nuestro satélite. Una fecha histórica. Algo que recordar. Yo ya no aspiro a ser astronauta. Me conformo con mirar la Luna desde el suelo terráqueo. Porque sé que siempre la encontraré allá. 

domingo, 20 de julio de 2014

Ha muerto Álex Angulo


Esta tarde nos hemos enterado del accidente de tráfico en el que ha perdido la vida Álex Angulo. Un actor conocido por películas como "Acción Mutante" o la admirada "El día de la Bestia", ambas de Alex de la Iglesia, entre otras de una larga lista de filmes, largos y cortos. También fue famoso por series de televisión, destacando "Periodistas". Gracias a esa serie me ocurrió una anécdota

Una noche vieja, estando de fiesta en la Casa de la Juventud, en Palma del Río, hace algunos años, me confundieron con este actor. Como veis en el montaje que ilustra esta entrada, mi parecido con el artista es grande. Parecido físico (ya me gustaría haber sido un actor de su talla), sobre todo hace años, en que yo tenía menos kilos. Una amiga, me dijo por lo bajini que unas parejas de jóvenes que estaban allí, en la barra del bar, le habían preguntado si yo era el actor de la serie de Telecinco. Como ella sí es periodista (por eso le preguntarían), hizo como si fuese a averiguarlo. A mí me hizo gracia, y cuando me señaló a los jóvenes, me percaté que me estaban observando con un poco disimulado interés y sonriendo. Yo le dije a mi amiga que se lo negara, que no quería malentendidos. Pero ella, divirtiéndose, se acercó de nuevo a los curiosos y, seguro, que les dijo que sí creería que era yo el actor, pero que no querría publicidad y me estaría resistiendo a desvelar mi identidad, a la luz de las caras que pusieron y las miradas de satisfacción que me dirigieron. Cuando volvió a hablar con los entusiasmados admiradores ya les aclaró el equívoco. Fue un momento divertido en que, por la confusión, me sentí famoso, y hasta abrumado, temiendo que me dieran la noche con peticiones de autógrafos y otras atenciones de los fans. 

Una lástima la muerte de este gran actor, tal vez no demasiado considerado en papeles principales, por su físico no atractivo ni propio de galanes, ya maduros o jóvenes, de los que proliferan por las pantallas. Sus películas las recordaremos siempre. Descanse en paz. 

sábado, 19 de julio de 2014

Tormentas


El viernes amaneció el día con nubes cubriendo la salida del sol. Era el preludio del intenso nublado que tuvimos por la mañana. Algo que anunciaba tormentas veraniegas tras los días de intensísimo calor, aunque el frescor se adueñara del ambiente más tarde. Eso me recordó un par de sucesos de la infancia relacionados con las tormentas.

Era muy niño y una noche de lluvia me dieron ganas de orinar. Estaba en el comedor de la casa de la calle José de Mora, y para  ir al baño tenía que cruzar el patio que había en la parte central de las edificaciones. Ya no llovía por lo que me decidí a cruzar ese patio, aunque preferí no seguir totalmente mi camino sino quedarme en mitad del trayecto, para hacer mis necesidades en el sumidero que había en la parte central. No era la primera vez que hacía algo así, pues al no estar iluminado nadie me podía ver, y el agua de lluvia ayudaría a la evacuación. Como era pequeño, mis padres no nos ponían reparos a algo así, lo que evitaba tener que cruzar varias estancias de la casa. El caso es que, estando en tan cálida actividad, ensimismado en mis pensamientos, de pronto un relámpago, seguido del correspondiente trueno, me asustó, cortando de repente mi relajada expulsión de líquidos del organismo. Era como si el gendarme de una severa deidad hubiese querido fotografiar la infracción a uno de sus mandamientos, usando del flash. Algo así sentiría en aquel momento. Naturalmente salí corriendo despavorido de vuelta al comedor de la casa, sin acabar mi misión. Algo vergonzoso. 

El autor de pequeño. Detrás el famoso sumidero del patio

El otro suceso ocurrió más o menos por la misma época. Fue a casa a visitarnos mi prima Carmen, hija de mi tía Amadora, de la que hablé en una de las entradas sobre la calle Portada. Mi tía Amadora era la hermana mayor de mi padre. Era hija de la misma madre pero tuvo otro padre, con el que estuvo casada mi abuela Adelina anteriormente que con mi abuelo José, por eso sus apellidos eran Valdés Godoy. Yo la recuerdo como una mujer muy mayor, siempre de luto, viviendo en la calle Pastores, con otra de sus hijas, Braulita. Carmen vivía en el pago de El Pizón, en una huerta, y tenía un hijo y una hija, con su marido, de apellido Zamora, al que llamábamos "Currichín". El matrimonio y los hijos, mayores que nosotros, venían frecuentemente por la casa. Mi padre, cuando la veía entrar por la puerta decía casi siempre (con su especial gracejo) "Ya viene el güeijartojaramago". En aquella época no entendía qué quería decir con aquel "palabro", aunque algún tiempo después pude descifrar el enigma. Mi prima Carmen era una mujer alta, como todos sus hermanos y hermanas, corpulenta, con figura casi cuadrangular, de voz grave y dicción lenta, parsimoniosa y de carácter noble, como toda su familia. Parecida un armario ropero, como se dice por aquí, debido a su volumen y estatura. O un buey, que era con  lo que le comparaba chistosamente (y con cariño) mi padre: "un buey harto de (comer) jaramagos", andando balanceándose, cansinamente. Nos reíamos mucho con Carmen. 

El comedor de la casa. Mi tío Emilio, Sole, mi padre, un servidor, mi cuñada Elena y Roberto

Mi prima vino un día de lluvia y estábamos en el comedor de la casa, cuando, de repente, sonaron varios truenos con los correspondientes relámpagos. No nos dimos cuenta, con la sorpresa, pero al momento vimos que Carmen había desaparecido como por arte de magia. Mi madre le llamó en voz alta, sin contestación alguna. Fueron varias llamadas, hasta que nos conminó a buscarle. ¿Se habría ido de improviso? ¿Por qué? Mi hermano y yo nos fuimos al patio a llamarle. Mi madre también emprendió la búsqueda, sin que hubiese respuesta de nuestro familiar. Tras entrar en varias habitaciones, llegamos a nuestra habitación, el dormitorio de los niños, que estaba junto al de mis padres. Al abrir la puerta vimos que estaba oscuro, que la única ventana que allí había, en los gruesos muros de la casa, estaba totalmente cerrada. Así que al colarse un tenue rayo de luz por la rendija de la puerta se iluminaron las lentes de las gafas de alguien, como se encienden los ojos de los gatos en la oscuridad, al recibir algo de luz. Eran las grandes gafas de Carmen, que permanecía sentada en una silla, inmóvil y asustada, casi en cuclillas, mientras nos decía "¡cerrad la puerta, que tengo mucho miedo!". No consintió que encendiésemos la luz, ni tampoco que abriésemos la ventana. Era pavor lo que sentía por las tormentas. Por ello nos costó sacarle del escondrijo, entre las risas de los presentes, diciéndole que no pasaba nada, para calmar su ansiedad. Alguien tan grande, y con tanto miedo. Chocante. 

Con esto comprobé que había perdido yo el miedo a las tormentas. Incluso muchas veces hasta he sentido un extraño placer por el aparato eléctrico, los truenos y relámpagos, contemplados a salvo tras el cristal de la ventana. Por eso, tras esta segunda anécdota, pensé que la vergüenza pasada en el primer incidente, el del sumidero, no tenía ya razón de ser. ¡Se acabó el terror por las tormentas!

viernes, 18 de julio de 2014

La foto del viernes: israelíes disfrutan con los ataques a Gaza


Desde hace cientos de años las ejecuciones han sido siempre públicas. Con ello se buscaba que la población entendiese el resultado de incumplir con el mandato de los gobernantes. Es el "carácter ejemplarizante" que escuchamos alguna que otra vez, cuando algunos en la actualidad piden condenas "adecuadas" para los delincuentes que consideran más reprobables, a fin de que tomen nota los que no están dispuestos a vivir según las normas vigentes. La ejecución pública, además de "hacer justicia", según los valores imperantes, usa del terror a la muerte como arma de convicción. Mas no solo han despertado esos temores en la población este tipo de penas. También han servido muchas veces para dar rienda suelta a las bajas pasiones de parte de quienes las presenciaban. No pocas veces, el reo condenado a muerte, sufría además las vejaciones del público asistente a sus ejecución. Lo que reforzaba los vínculos entre los jerarcas y el pueblo que asistía, como a un gratificante espectáculo a las plazas y otos lugares donde se instalaban los patíbulos. Una especie de malsana satisfacción, de venganza sangrienta, un desahogo que se perpetraba contra los reos, dando rienda suelta al odio, las frustraciones y las iras del gentío. Eso mismo hemos estado viendo durante los ataques del ejército israelí a los territorios de Gaza. Un periodista danés,  Allan Sørensen, colgó en su twitter una imagen de una colina cercana a la ciudad israelí de Sderot, donde se ve a los habitantes de esa ciudad contemplar los bombardeos, sentados en sillas, como en un cine de verano, mientras se divierten con los ataques. El "cine de Sderot" llaman ya a esa colina, que usan repetidamente para ver los efectos de la guerra, a pesar de sufrir también los bombazos de los palestinos. La misma sed de venganza y sangre que en las ejecuciones antiguas. El mismo terror. El mismo cruel sentimiento entre la gente corriente, ante la muerte ocasionada por las élites gobernantes. El mundo de los humanos, que tanta belleza ha creado, sigue siendo, al mismo tiempo, un horror. 

jueves, 17 de julio de 2014

Gazapo veraniego


Se suele decir que el castellano más perfecto es el que se habla en Valladolid. La capital castellano-leonesa se lleva este mérito, aunque también sea cuestionado. Curiosamente, hoy hemos encontrado en internet estos titulares en un periódico provincial, donde se nos relata una noticia de unos hechos que se repiten cada verano en muchas zonas de nuestra geografía: la del rescate de algún menor en un coche, aparentemente abandonado, con las puertas y ventanas cerradas, expuesto al tremendo sol y el calor sofocante en su interior. Podemos recordar más de un caso, incluso con resultado desgraciado para los infantes. El año pasado, en mi ciudad, Palma del Río, pude presenciar un hecho similar. Una mujer había dejado a sus hijos menores en su coche mientras esperaba turno en la oficina de Correos. Alguien dio aviso a la policía local, que se personó en el lugar, aunque pronto apareció la madre, a la que amonestaron por el peligro que había ocasionado a sus hijos. 


Y preguntaréis ¿qué motiva mi comentario inicial sobre el idioma? Como se ve en la imagen que he obtenido de la pantalla, la noticia la titulan "Rescatan a un bebé de cuatro meses en un coche con las ventanillas cerradas". Pero en el antetítulo, además de la hora de publicación, aparece el lugar del hecho: VALLADOLIS. Sí, así escrito, terminando en "s", no en "d". ¡Que finolis los periodistas! podremos pensar. Como los vallisoletanos pronuncian muy bien el castellano y, por tanto "no se comen ni una ese", seguro que han preferido terminar su toponímico así, seseando.

Lo más probable es que sea una típica errata al teclear el texto (la "d" está muy cerca de la "s" en el teclado). Pero el gazapo se ha colado sin corregirlo. Como es verano, tendrán en su redacción a los típicos becarios, poco duchos en las lides periodísticas, y se les habrá escapado la equivocación. Esos becarios, tan habituales en los medios de comunicación para sustituir al personal de vacaciones. Tan habituales como dejarse al niño en el coche con las ventanillas cerradas, a pleno sol. 

martes, 15 de julio de 2014

Pokémon, ¿Podemos?


En el PP están obsesionados con Podemos, la formación de Pablo Iglesias. Esperanza Aguirre es una de las más destacadas atacantes de esta nueva fuerza política. Pero no es la única que repite en sus palabras el nombre de estos nuevos políticos "anti-casta". Hemos sabido que un alcalde, del PP, el de Villanueva de Arosa (Pontevedra), de nombre Gonzalo Durán, se enfadó mucho al oír a los niños que había en un albergue, que gritaron "Pokémon" cuando los monitores les provocaron con la frase "hazte con todos", una expresión repetida en la serie de dibujos animados. El alcalde pepero entendió "Podemos", obsesionado con el de la coleta, así que protestó: “Imaginad si yo los pongo a gritar aquí PP, o el nombre de cualquier otro partido. Podemos es un partido político y no se puede gritar así, es una provocación”. Parece que no duermen bien desde las elecciones europeas, y tienen pesadillas de legiones de chavistas perroflautas, asaltando el poder que ostentan ahora con abrumadora mayoría. Pikachu con coleta. Menuda obsesión. ¡Pokémon!

Mi mundial Brasil 2014


Mi amigo de la red, el periodista y musicólogo (recordareis sus peripecias con Michael Jackson, contadas en la televisión, con motivo de su muerte) Adrian Vogel, cuyo blog, El Mundano, sigo diariamente, acaba de escribir un eBook sobre el recién terminado campeonato mundial de fútbol de Brasil. Este es el correo que me ha enviado anunciado su publicación.

"Punto de Vista Editores adelanta al 16 de julio la edición del eBook MI MUNDIAL BRASIL 2014

La editorial digital Punto de Vista Editores adelanta al 16 de julio la edición de MI MUNDIAL BRASIL 2014 de Adrian Vogel (un aficionado "profesional" del deporte rey). Se podrá descargar por 3,99 euros desde puntodevistaeditores.com y también desde las librerías digitales habituales.

Con prólogo de José Luis Ibáñez y epílogo de Montero Glez, MI MUNDIAL BRASIL 2014 es un recorrido por la Copa del Mundo más goleadora (junto a Francia 1998) y que curiosamente ha sido denominada como El Mundial de los porteros. Incluye además anécdotas y conversaciones con grandes como Di Stéfano, Puskás y Santamaría."



Si estáis interesados, mañana podréis comprarlo. 

lunes, 14 de julio de 2014

Primarias a secretario general. Ganó Pedro Sánchez


En las "primarias" de ayer a secretario general ganó Pedro Sánchez. Le felicito, aunque yo haya avalado y votado a Eduardo Madina, no por considerarle el mejor, sino por ser el que me parecía como el más capacitado para cambiar a un PSOE en horas muy bajas. Pérez Tapias representaba una opción que nos cerraba posibilidades, pues no creo que debiésemos competir con IU o Podemos por su electorado. Se ganan las elecciones sumando el voto de tu electorado de clase al de las clases medias y éstas huyen de radicalismos. Sánchez aparecía como el candidato del aparato, que encabezaba la "triunfante" (internamente) Susana Díaz. Algo que no me gusta: el refuerzo de los aparatos, las oligarquías que hacen inviable el control democrático por los afiliados. Pero los militantes han podido escoger libremente y directamente, por primera vez, al candidato a ser elegido secretario general en el Congreso, y lo han hecho. Algo positivo que no se da en otros partidos. Ahora toca ratificar la voluntad de los votantes en el Congreso.

Pocos mensajes claros han ofrecido los candidatos para conseguir el voto. La "ilusión" es la palabra más repetida. Por todos los candidatos. E ilusión hace falta para lanzarse a ganar una batalla electoral. Espero que consigan también ilusionar a los votantes, cada vez más remisos a darnos su apoyo, como demuestran los resultados, elección tras elección. Sin embargo algunas promesas se han efectuado. Lo positivo sería que no defraudásemos a los posibles electores externos incumpliendo esas pocas promesas, hechas hacia nosotros mismos. Los ciudadanos están hartos del cinismo del mensaje que considera que los programas electorales están para incumplirlos. Quieren promesas que se hagan realidad. La falta de credibilidad es el hándicap con que se enfrenta nuestra formación desde hace años. Por esos el nuevo secretario general, recién votado, debe mantener sus compromisos. Concretarlos, sin vulnerarlos, y hacerlos efectivos. A pesar de su dificultad, cosa que pondrán pronto de manifiesto los adversarios, para restar solidez al futuro dirigente, cuando, por ejemplo, se presente frente a Rajoy en el Congreso de los Diputados. Dura prueba de fuego le espera.

Me duele que un personaje como Pedro J. Ramírez estallara de alegría ayer al conocer el resultado. No quiero creer que éste era el candidato de la derecha y sus voceros mediáticos, que denigraron a Madina tachándole de radical. El tiempo lo dirá. Ahora toca sacar al PSOE del pozo en que está metido. Sánchez tiene una difícil tarea. Si es verdad que tiene un proyecto y no es un simple poder vicario. Las bicefalias no han dado buenos resultados en el PSOE. Ya va siendo hora de que dejemos de mirarnos el ombligo y conectemos con la ciudadanía. Si no, el PSOE dejará de ser un partido necesario. Y los "lobos" están aguardando algo más de debilidad en la presa, para hacer su ataque final.