viernes, 24 de abril de 2015

La foto del viernes: la lata de conservas


La patronal de las conservas, que está negociando el convenio con los sindicatos del sector, ha propuesto pagar una parte del salario con latas de conserva. No me digan que no es una lata. Legalmente se puede, pero ¿no habíamos llegado ya a la recuperación económica? ¿Cómo se quieren pagar salarios en especie a estas alturas? Me imagino al empleado en la gasolinera pagando con latas de atún o caballa en conserva el combustible para su coche. "No aceptamos esas cosas aquí, paga en dinero" pueden decirle. O en el banco pagano el plazo de la hipoteca en parte con las dichosas conservas, para poder "conservar" el piso y que no te echen de él. Menudo latazo. "Cambio lata de bonito del norte por arroz", se podrá escuchar en el supermercado. "¡No me des la lata! ¡Quiero dinero de curso legal!" Y, encima, que te las den caducadas... Mejor podrían cambiar las latas por marisco, pero eso se lo reservan para ellos. Unos latosos estos de la patronal conservera. Sería un chiste si no fuese la dura realidad. 

jueves, 23 de abril de 2015

Día del libro: mis adquisiciones


Hoy es el Día Internacional del Libro, una conmemoración para fomentar la lectura y la edición de libros. En muchos lugares ese fomento se encauza a través de ferias del libro, colocando puestos callejeros donde ofrecer volúmenes e incluso ofreciendo descuentos, y con otro tipo de actos para dar a conocer obras nuevas o autores, ya sean famosos o menos conocidos. En Palma del Río también se celebra la Feria del Libro, desde el 21 al 15, en la renovada Plaza Mayor de Andalucía, donde se han instalado los quioscos de librerías y editoriales (pocas este año, por cierto y por desgracia), además de realizarse presentaciones de libros de autores locales o cercanos en las nuevas instalaciones de la Oficina de Turismo (en la misma plaza), ubicadas en la antes conocida como Casa Cilla y hoy día como Casa Ahlóndiga, y con actividades de animación todos los días.


Yo he aprovechado la Feria para comprar alguno libros. En este caso tres, relativos a otra de mis pasiones, la historia. Concretamente son La ciudad vivida, de Juan Antonio Egea Aranda y Rosa María García Naranjo, un viaje por el centro histórico de Palma del Río desde la Edad Media al siglo XVIII, que compré en una librería cercana, pues al editorial que lo publica no participa en la Feria del Libro. También Castillos y Fortalezas del Valle Medio de Guadalquivir, de Emilio José Navarro Martínez, una guía del rico patrimonio fortificado de la comarca donde vivimos. Y finalmente Historia de las Calles de Palma del Río, una obra colectiva de María Reyes Lopera Delgado, Emilio José Navarro Martínez, Manuel Velasco Guanche, Juan Antonio Zamora Caro, Carlos Corredera Reyes y Manuel Muñoz Rojo. Ya se conoce mi interés por las calles palmeñas y los edificios y personajes que han vivido allí, cuyo recorrido evocador por mi infancia y juventud vengo plasmando en este blog desde hace varios años, y cuyas entradas pueden consultarse en la etiqueta "Geografía evocadora palmeña". Así que tenía interés por hacerme con un ejemplar de este volumen editado por el Patronato Municipal de Cultura del ayuntamiento palmeño. Y he comprobado cómo algunas fotografías que me fueron cedidas por sus propietarios para que fuesen publicadas en el blog (como una de la espartería de Delfín Lopera en la antigua calle Calvo de León 39, hoy calle Portada, u otra de la riada de 1963 que hizo Manolo el del Bar El Latero) también se recogen en el libro. Me hubiera gustado que se reconociera este hecho (aunque yo no sea historiador), y no solo que alguien las haya incluido en el Archivo Municipal de Palma del Río, pero, en fin, nadie es perfecto.

miércoles, 22 de abril de 2015

Cospedal: Hemos trabajado mucho para SAQUEAR a nuestro país


"Porque usted es el principal y el primer responsable de la situación económica, porque usted es el principal y el primer responsable de los casos de corrupción y del clima general de corrupción en España, porque usted es el principal responsable de la degradación de la vida pública española, porque usted es el principal y el primer responsable de un gobierno incapaz... ¡Váyase señor González, váyase!". (José María Aznar, en el debate sobre el estado de la nación del 15 de agosto de 1994)

Parece que fue ayer. O mejor, parece que cada una de las palabras se refieren a la situación que vivimos hoy. Con una crisis que se ha acabado solo para unos cuantos, con un gobierno incapaz de acabar con el paro, la deuda, la crisis institucional, la degradación  de la vida pública y la limitación de derechos y libertades... Con escándalos de corrupción nuevos que aparecen en la prensa cada día. Están noqueados en el PP.



Incluso a la vicepresidenta del gobierno se le escapa que han hecho una amnistía fiscal, que ha beneficiado a sus propios granujas, a pesar de estar bien aleccionados todos los responsables del partido por el correspondiente argumentario que reciben diariamente. La misma secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, ha tenido un "ataque de honradez" y ha declarado: "Hemos trabajado mucho para SAQUEAR a nuestro país". ¡Qué cruz! estará pensando, ante tantos fuegos que apagar, y metiendo la pata cada vez más. Estamos como ayer, con el gobierno perdiendo los papeles. Así que mejor que se apliquen la misma medicina de entonces. ¡Váyase señor Rajoy, váyase! O, mejor, váyanse todos ya.

lunes, 20 de abril de 2015

Surtidores de combustible de otros tiempos, en Palma del Río


En nuestra antigua casa había una estufa de petróleo. Eso, al menos, creía yo, pues así la llamaban, aunque nunca la vi funcionando. Era como uno de esos quinqués que encontrábamos en las películas del oeste, aunque más grande, con otra forma. Como las lámparas de queroseno, aunque se apoyaba en el suelo, pues su función no era iluminar, sino calentar. Algo parecido a la de la imagen.

Estufa de petróleo similar a la de mi antigua casa

Siempre me pregunté de donde sacaban el petróleo con que alimentar la estufa en otros tiempos, pues yo lo que ya conocí entonces era las gasolineras, los establecimientos donde se vendía gasolina (la normal y la super) y el gas-oil, para coches o vehículos y maquinaria agrícola, o el combustible para las motos. Pero allí no se veía comprar petróleo para estufas o quinqués (ya se usarían poco). Aunque no solo surtían directamente al depósito de los vehículos, sino que podías llenar aquellas latas que muchos llevaban en los maleteros de los coches, por si se quedaba vacío el depósito en un largo viaje, cuando las carreteras eran otra cosa y no viajábamos por autopistas, ni autovías, y encontrar una gasolinera en kilómetros de marcha era casi una suerte.

Unos de los antiguos carteles de las entradas de Palma, con Pepe Godoy del grupo "Los jóvenes lobos"

De niño conocía pocas gasolineras, pues en mi casa no había coche ni moto. Mi padre tuvo un coche, un "medio huevo", pero yo no llegué a disfrutarlo. Estaban la gasolinera de la Avenida de la Diputación (ahora María Auxiliadora), de Pepe Morales, y más tarde la de Los Toreros, en el Cerro de Belén, en el cruce de la carretera Córdoba-Carmona, cuyo nombre vendría por los carteles que había en las entradas del pueblo en forma de burladero de plaza de toros, con la leyenda "Palma del Río, cuna de grandes toreros", y que desapareció con el nuevo puente sobre el Gualdalquivir, y alguna más, como la de la Avenida de Santa Ana, cerca de la antigua y desaparecida ermita, donde trabajó mi amigo y medio pariente Rubén Cárdenas tras dejar el colegio San Sebastián. La más conocida por mí la que había en el arco de la Calle Ancha, concretamente en la entrada de la Avenida de La Paz, entre la casa de Raso y los talleres de Carmona, la gasolinera de Callejón

La ermita de Belén, con la antigua gasolinera de Los Toreros al fondo.

De esa gasolinera es la foto de inicio de la entrada, imagen que me proporcionó Pepe Martín, donde se ve a su padre, Rafael Martín Callejón, en la que le vemos con unos 18 años o menos, trabajando en el primer surtidor, un solo poste, con las compuertas abiertas, para sacar la manguera, con la que están llenando un barril metálico. Luego luego hubo dos postes de suministro, cubiertos con unas pequeñas marquesinas, como sombrillas, que era el que heredaría Teresita Callejón y años más tarde se trasladaría a la misma Avenida de la Paz, pero cerca del Instituto de Bachillerato, su ubicación actual. Rafael aparece con un compañero, Almenara, ya fallecido. Rafael, conocido como “Rafalito Callejón”, fue chófer del camión de bomberos que tenía Callejón, el concesionario de la basura, un camión de depósito largo y de color rojo, que se usaba preferentemente para el riego de los jardines y las calles. La famosa “Pipa del agua”. Fue así porque era de los pocos que tenían carnet de conducir para ellos en aquellos tiempos. Él se los sacó de joven y vinieron de Córdoba a examinarle. También fue conductor de Alonso Moreno de la Cova, de uniforme y gorra de plato. Todo un profesional del automovilismo, y una persona educada, y de personalidad amable y entrañable, a la que agradezco (a él y a su hijo) el haberme facilitado la foto y datos sobre los surtidores. Pues hablando de ello surgió la duda sobre otro del que publico una fotografía de Miguel Santos Enriquez, mi suegro.


En la imagen, datada el 10 de diciembre de 1941, aparece mi suegro, que es el que sostiene la boina (el del centro). Los otros dos acompañantes no sé quienes son, aunque aparecen en otras fotografías de la misma colección, alguna ya publicadas por mí en otras entradas, como, por ejemplo, la de El Paseo. Es una foto humorística, donde están de broma los amigos, y simulan llenar la boina con el combustible suministrado con la manguera del surtidor. No conocíamos dónde estaba ese surtidor de combustible, pues la imagen es pequeña, hasta que Rafalito Callejón nos lo aclaró. Resulta ser un poste de petróleo que había a la entrada del pueblo, en el paraje conocido por Vistalegre, en la curva que hace la carretera al dejar el Cerro de Belén, para entrar ya en el puente antiguo sobre el Guadalquivir. Lo que se ve detrás es el río, junto a una casilla.


En esta otra foto, de Manolo el del "Bar El Latero", se puede apreciar en su contexto. Corresponde a un reportaje fotográfico que hicieron Manolo y mi suegro (eran grandes amigos), durante la riada de 1963. Miguel Santos también hizo una foto similar, pero es en ésta donde se aprecia mejor el surtidor, que, por cierto, aparece con las compuertas cerradas. Es el señalado con una circunferencia roja.


Y Rafalito nos aclaró que ese era el surtidor de Flores (padre de José Flores Medina, y abuelo de mi amigo Antonio Flores Tirado, profesor de los Salesianos), que instalaron en 1928 y solo servía petróleo. Con lo que volvemos al inicio de nuestra exposición. Ya sabemos dónde vendían petróleo también, en el surtidor de Flores. Claro que éste tampoco lo conocí, pero con esta broma de mi suegro queda para guardar en la memoria algunas de esas instalaciones "de servicios industriales" y domésticos de Palma del Río.

viernes, 17 de abril de 2015

La foto del viernes: Recuerda que eres mortal, Rodrigo Rato


Es, sin duda, una de las imágenes de la semana, la detención de Rodrigo Rato, tras el primer registro de su vivienda, acusado de delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes. El otrora todopoderoso vicepresidente del gobierno y designado el "mejor ministro de economía de la democracia" por Aznar, que diseñó como forma de crecimiento la burbuja inmobiliaria (que continuó Zapatero, sin inmutarse) y las privatizaciones en manos de los amiguetes (Blesa, Villalonga, Alierta..), parece que definitivamente ha caído en desgracia. Abandonado a su suerte por sus antiguos compañero de partido y aduladores. Parece que se acogió a la Amnistía fiscal de Rajoy y Montoro. Con lo que esta operación ha provocado el "acojone" entre los acogidos que confiaron en el PP y en que le iban a salir bien las cuentas. No sé, no sé. Suena a electoralismo el despliegue mediático del caso. Las elecciones andaluzas parece que siguen haciendo pupa en las perspectivas electorales y el gobierno quiere mano dura para cambiar la imagen, antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Eso es lo que sugieren algunos. ¿Inocente, culpable, víctima de una operación de imagen en ambos posibles casos? Por lo pronto la foto recuerda la frase de los romanos cuando un esclavo le repetía al triunfador, para que no le perdiese la vanidad: "Memento mori", recuerda que vas a morir. Nos quieren dar la sensación de que aquí nadie es impune. No sé, no sé. (¡Ah! le tapo la cara al funcionario de aduanas o policía, no vaya a ser que me apliquen la "ley mordaza").

jueves, 16 de abril de 2015

Antonio García Chaves, in memoriam

Antonio G. Chaves, el tercero por la izquierda, cerca de Miguel Delgado y el Obispo Manuel Fernández-Conde y García del Rebollar

Hace poco más de un mes escribía sobre los orígenes del Club Juvenil que hubo en Palma del Río hace años, y, necesariamente, tuve que hacer mención a Antonio García Chaves, maestro en la Escuela Unitaria de Niños dependiente del Consejo de Protección Escolar del Frente de Juventudes (o Patronato del Frente de Juventudes), que compartía las instalaciones con la OJE, en la que cursé mis cuatro primeros años de enseñanza primaria. Hoy, por mediación del periodista Miguel Higueras, hemos conocido el fallecimiento de este hombre, Antonio G. Chaves, "Chaves", como era conocido. De aquellos cuatro cursos tengo recuerdos buenos y malos, como es natural, recuerdos de años que marcan para toda la vida, por la edad en la que se viven.

Entrada del Frente de Juventudes y OJE, detrás la escuela

Antonio G. Chaves vino a Palma en 1956, y fue maestro, concejal del ayuntamiento palmeño en el Franquismo (llegó a ser primer teniente de alcalde con Miguel Delgado), jefe de la OJE y delegado local del Frente de Juventudes. Amante del deporte, consiguió las primeras pistas polideportivas que sirvieron de semilla para la actual zona polideportiva de El Pandero. Cuando cerró su escuela de la calle Ruiz Muñoz se fue al que llamábamos "colegio nuevo", el "Duque de Rivas", ahora llamado "Antonio Carmona Sosa". También impartió clases en el Instituto de Bachillerato, donde le tuve varios cursos como profesor de educación física.

Formación del ARS, con Chaves a la izquierda

Alejado de la política en la Transición, por considerarse un "verso suelto", aunque fuese tentado por algunos grupos para que les acompañara en sus primeros pasos. Participó activamente en el mundo cultural de entonces, en la emisora de radio local, y como redactor de la revista juvenil Alas. Poeta y autor de letras de canciones, algunas interpretadas por el grupo folk Azahares. Pero donde destacó fue en el campo del deporte, dentro del ARS Club de Balonmano y como miembro del Patronato Deportivo Municipal que se creó en el mandato de 1983-87. Fue reconocido como Hijo Adoptivo, por el Ayuntamiento, en 2002. 

Antiguo salón de la OJE, luego Club Juvenil

Llevaba años enfermo, sobreviviendo a los peores pronósticos sobre su enfermedad. Hace algunos meses hablé con su hijo Dani y me dijo que estaba ingresado en el Hospital, pero hasta hoy no ha llegado el fin de sus días. Fue uno de esos maestros importantes que se recuerdan de la infancia, para lo bueno y para lo malo. Alguien que me ha hecho recordar una parte importante de mi vida y hoy se merece un recuerdo especial. Descanse en paz.

miércoles, 15 de abril de 2015

Ruta del colesterol


Al llevar meses de estudio para las oposiciones a las que me voy a presentar mi peso corporal ha aumentado considerablemente. Algo comprensible, debido a las muchas horas sentado delante de los manuales y el ordenador con los que realizo el estudio. Así que, desde hace tiempo, me propuse salir todos los días (o casi todos) a andar, para hacer un paréntesis, en el que oxigenar cuerpo y mente, y mantener la forma física, perdiendo algo de peso. Aunque también he comprobado que, llegando a ciertas edades, el perder peso y mantener la agilidad de músculos y organismo, es cada vez más complicado. De ahí que, al menos, intente no engordar más de la cuenta, pues el tiempo de pasividad física que comporta el estudio es imprescindible, ya que, además, la capacidad mental y las aptitudes para el estudio son algo que también se van mermando con el tiempo. 

Unos de los lugares que frecuento para mis ejercicios, además de otros que me han permitido registrar en imágenes rincones de nuestra ciudad con algo de interés, es la conocida popularmente como "Ruta del colesterol". Es el apelativo, algo cómico, que le han puesto a la Avenida de María Auxiliadora (antes Avenida de la Diputación), pues es lugar frecuentado por los que padecen exceso de esta sustancia y a los que sus respectivos médicos les han prescrito hacer ejercicio, aunque sea moderado, como es el caminar durante un tiempo determinado a diario. Es lugar donde lo normal es encontrarte con señoras en grupo, que dan un paseo, a pensionistas y jubilados de diferentes edades, con o sin bastón, haciendo la ruta de punta a punta de la avenida, o a otras personas corriendo o simplemente caminando. Es habitual que se complemente la ruta por la zona polideportiva municipal, por la avenida Aulio Cornelio Palma, y con el paseo peatonal que discurre por la antigua carretera que une con el Puente de Hierro, la ermita de Belén y la estación de ferrocarril. 


Alguien, como vemos, no se ha contentado con saber ese nombre popular y ha "bautizado" el acerado con pintura, para que todos sepamos por donde vamos dando nuestros sanos pasos. Otro rincón palmeño, en este caso bastante conocido.

martes, 14 de abril de 2015

Ramón Rubial en el recuerdo


Al cumplirse el 84 aniversario de la proclamación de la II República, se están recordando hechos y personalidades de aquel momento. Yo voy a recordar brevemente uno de esos personajes, que, si bien no fue un protagonista destacado entonces, sí vivió aquel momento, marcando su vida política desde entonces. Me refiero a Ramón Rubial, presidente del PSOE  desde abril de 1976 hasta su fallecimiento en mayo de 1999. Ramón Rubial era otro de esos que llamábamos los "viejos del partido", por haber vivido la República, con todas sus cosas positivas y negativas, y luego mantener su militancia en la clandestinidad, convirtiéndose en un referente para los jóvenes que se hicieron cargo del partido, cuando la dirección se trasladó al interior. Un ejemplo político y moral.


Fue lehendakari del gobierno vasco en el periodo pre-autonómico y senador durante varias legislaturas. Su carácter pacífico y dialogante le distinguió siempre. Todos le rindieron respeto. Estuvo en Palma del Río una vez, aunque no pude hacerme una foto con él.


Sí tengo éstas del monumento que le recuerda en Bilbao, junto al edificio del Museo Guggenheim. Una escultura que retrata su personalidad sencilla, con las huellas que dejan el paso del tiempo y las apasionantes experiencias vividas. Además del recuerdo de sus responsabilidades durante años. Nos hicimos varias fotos todos los que estuvimos en el viaje. Una muestra de respeto a quien tantos años levantó la antorcha del socialismo, desde joven. En aquella apasionante e ilusionante, en sus comienzos, experiencia republicana, que tan mal terminó, con una guerra civil, tras el golpe de estado de los militares aliados con los fascistas. Como luego en los años duros de la Dictadura de Franco, resurgiendo en la Transición, lejos ya de ímpetus revolucionarios. Y convirtiéndose en un modelo de político, honrado, comprometido, sencillo y respetuoso con los demás, algo que en estos días convulsos que vivimos parece algo excepcional. Un espejo en el que muchos deberían volverse a mirar.


lunes, 13 de abril de 2015

Día Internacional del Beso


"Los labios que hayan tocado el licor, no tocarán los nuestros", lema prohibicionista americano sobre el alcohol y de las partidarias de la nefasta ley seca. Se me ocurren dos respuestas, tal día como, según nos dicen, se celebra hoy: 1) "Vosotras os lo perdéis." 2) "¿Y quién ha dicho que tengamos ganas de besaros en los labios?" Cada día vemos cómo alguien se inventa alguna tontería con la que pasar el rato. Olviden esta imagen y aprovechen para dar un buen ósculo a su pareja. Sin motivo, espontáneamente, sin avisar. Ella lo agradecerá y usted lo disfrutará. Déjense de hacer "morritos" en los "selfies", y hagan realidad sus deseos. Lo natural es más agradable.

viernes, 10 de abril de 2015

La foto del viernes: Rosa Díez, cada día más sola


UPyD está en crisis. Rosa Díez está en crisis. El partido que creara esta mujer hace aguas por los cuatro costados, como un barco cañoneado en la batalla, tras el fracaso rotundo de las pasadas elecciones andaluzas de marzo. Su partido nació para socavar los cimientos del PSOE. Recordemos que era un personaje en el Partido Socialista de Euskadi, que dio el salto al Parlamento Europeo y se enfrentó a la dirección nacional por pretender más mano dura con el nacionalismo vasco, llegando a protagonizar escraches sonados. Compitió con José Bono, Matilde Fernández y Zapatero por la secretaría general en 2000, resultando elegido éste. En 2007 se fue del PSOE, presentándose por Madrid en 2008 a las elecciones generales con UPyD. Partido que empezó a contar con los apoyos de la derecha más dura (política y, sobre todo, mediática), harta de un Rajoy, que perdía sus segundas elecciones como candidato a La Mocloa. Desde entonces vivió en el filo de la navaja política, pescando en caladeros de la derecha y la izquierda, consiguiendo grupo parlamentario en 2011. Parecía que era el recambio de Rajoy y el PP, pero éste ganó con mayoría absoluta. Pronto su personalidad se impuso en sus filas, machacando a los disidentes. Y, para colmo, le salió un competidor, Ciudadanos, unos antiguos aliados anti-nacionalistas en Cataluña, que han dado el salto a otras comunidades. Parecía que se iban a fusionar, pero la egolatría de la señora impidió la operación. UPyD es suya y solo suya. Así que cuando no han conseguido ni un solo diputado en las andaluzas, le han salido más críticos, que han pedido cambios en la dirección. Y como ella solo concibe el partido como suyo, no lo ha consentido, provocando la fuga de diputados y dirigentes, que está desangrando la formación. Para colmo, con la invitación de Albert Rivera de que se pasen a su partido. Ya no le apoyan ni Losantos ni sus huestes. Parece que le da igual, sigue encerrada en su mundo. Ella se quedará sola y seguirá erre que erre. A fin de cuentas, el partido es suyo, pensará. Y como el capitán del barco que naufraga, se hundirá con él.