miércoles, 25 de mayo de 2016

Orgullo friki 2016


De nuevo celebramos el Día del orgullo friki. Y lo hacemos recordando una escena de otra película de ciencia ficción, más antigua que La guerra de las galaxias. Una película tierna por sus efectos especiales. Algo casi arqueología ficciónThe Earth Dies Screaming, de 1964 ("la Tierra muere gritando"). Película inglesa que nos cuenta cómo un astronauta, al volver a la Tierra, se la encuentra destrozada y dominada por robots, y de cómo, con la ayuda de unos pocos supervivientes humanos, intenta recuperar el planeta. Una delicia para ver comiendo cantidades industriales de palomitas.¿Friki no? 


lunes, 23 de mayo de 2016

La final de la Copa del Rey y la mujer de rosa


Ayer tarde, como para muchos, nuestra recta final de la feria fue temprano. A las nueve y media empezaba la final de la Copa del Rey de fútbol, y, como estábamos desde medio día (el mejor momento de las ferias de mayo) en el recinto, proseguimos la tarde hasta que nos fuimos para ver el fútbol en la casa de mi cuñado Miguel. El deporte había condicionado ese día, pues hasta algunos quioscos y casetas de feria habían instalado pantallas de televisión para seguir el encuentro, y luego rematar la feria, ya que hoy es fiesta local, y la jarana se podría prolongar de madrugada. Sobre todo podrían celebrarlo los seguidores culés, ya que el Barcelona se hizo con el trofeo.

La noche anterior nos ofrecieron entradas para ir al Vicente Calderón, entradas que un amigo podía conseguir de un conocido que trabaja para una productora. No me sedujo la idea, que implicaba irse en coche hasta Madrid por la mañana y volver de madrugada tras el partido. Además, como soy bético, no tenía especial interés. O mejor dicho, el único interés que me movería sería ver al eterno rival (el Sevilla) perder ante el Barça, pero hacerlo rodeado de "palanganas" (apodo de los sevillistas) era algo peligroso. Así que decliné la invitación, que otros sí aceptaron. No sé con qué ánimo volverían de Madrid, pero me lo imagino. 


Vimos el partido cómodamente en el sofá de mis cuñados, tomando una tapas, relajadamente. Allí nadie era "del enemigo". Mi cuñado es también bético, así que no iba a querer que el Sevilla ganase el campeonato. Como sabemos, el encuentro fue algo bronco (varias expulsiones), y los dos equipos se emplearon a fondo, aunque se les notase el cansancio de la temporada casi finalizada. No viéndose demasiado buen juego. Así que hubo otras cosas que nos llamaron la atención. Como era el comportamiento de los integrantes del palco. No las dichosas "esteladas" catalanas, que hubo pocas, por cierto, y vimos alguna "estelada andaluza", y no  pasó nada. Especialmente noté la cara de aburrimiento y hasta sueño de una mujer, ya entradita en años y muy maquillada, que vestía de rosa, situada tras el presidente del Barça y la alcaldesa de Barcelona. Los demás también se percataron del panorama que pintaba en el palco gracias a esa "señora de rosa". Nos reímos más de una vez al ver el contraste entre las caras de la primera y la segunda fila. 


Hoy me he enterado que esa imagen de "mujer de rosa" fue trending topic en la red y pronto se emprendió la búsqueda de la protagonista del palco. Resultó ser la mujer de otro de los presentes, el presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel Mª Villar. Su nombre Ana Bollaín Domenech. Se convirtió en otra de las  protagonistas de la noche. Aunque, al final, como buenos béticos, celebrásemos más que el Barcelona hiciese doblete, ganando el preciado trofeo, que no volverán a ganar si los planes de otro de los del palco, Carles Puigdemont, se hacen realidad.


viernes, 20 de mayo de 2016

Nuestra feria de la infancia

Mi madre, de joven, con amigas en el Paseo (Archivo personal)
Hablar de las Ferias antiguas de Palma del Río es hablar, sí o sí, del Barrio de San Francisco y el Paseo Alfonso XIII. Desde que tengo memoria, las ferias se han celebrado aquí, lejos los tiempos en que tenía lugar solo en agosto la feria concedida por Juan II de Castilla en 1451, en la calle con su mismo nombre. El Paseo no estaba ni está ligado solo a la feria, ya que los aguaúchos (aguaduchos, según la Real Academia) funcionan desde la primavera hasta finales de septiembre, aunque algunos ya abran desde hace tiempo todo el año, con menor clientela.

El llano de San Francisco, con el Coliseo a la derecha y al fondo la torre de la parroquia de la Asunción. Foto desde la Harinera, de Miguel Santos Enríquez

El Paseo está junto a uno de los barrios populares de Palma, el barrio de San Francisco, nombrado por su antiguo convento franciscano. De niño íbamos a las azoteas de los pisos “blancos” (los de 1957), con compañeros de colegio, para ver el cine del Coliseo gratis. Los otros pisos, los del 18 de julio, se construyeron después y también alojaron a amigos de la infancia.

El convento y los pisos de San Francisco. Foto de Miguel Santos Enríquez

El Paseo de antaño ya no es el de hoy día. El autoservicio casi no existe. Quedan atrás aquellos tiempos en que se pedía en la barra y, cuando estaba el pedido, te avisaban para que te lo llevases. Se han impuesto los camareros, que toman nota y luego te sirven en mesa. Ya no se escucha, a viva voz o por los altavoces de los más adelantados, aquellos avisos de “¡Pepe, los calamares!”, “¡Belén, la ensaladilla!” Algo que permitía saber quienes estaban y, también de sus gustos culinarios. El tiempo avanza y, con él, las comodidades, cosa de agradecer, aunque añoremos el viejo sistema.

Antiguo quiosco de El Casino. Foto publicada por Saxoferreo

Todavía la parte central sigue de albero, algo bonito que aporta frescor, al ser regado cada tarde. Ideal para que los niños jueguen, con los padres en los aguaúchos, seguros de que no sufrirán percances. Eso ha condicionado nuestras ferias, pues hemos dispuesto de quioscos, que hacía innecesario el montaje de casetas. Sin embargo, éstas también se montan. Desde que yo recuerde, repartidas, como aquellas El cañaveral de los amigos, el Encuentro, las de los partidos políticos, La Bombilla, etc. También había dos casetas de obra, la de La Amistad y el Casino, además de los bailes del final: el Munster Club y la OJE. Y sin olvidar el quiosco de la música, donde tocaba la banda municipal. Luego, desde 1991 en un recinto propio en el llano de San Francisco, donde antes se montaban las atracciones (los cacharritos), que pasaron a la zona junto a la Chirritana. Casetas, muchas de ellas, montadas por amigos o asociaciones, solo por interés de pasarlo bien o recaudar fondos para sus actividades.

Mi tía Adelina con mi hermano Roberto y conmigo en los "cacharritos" (Archivo personal)

Casetas de tiro, tómbolas y otros puestos siempre han completado las atracciones. También el famoso Teatro Chino de Manolita Chen. En los años ochenta, en el Jardín Reina Victoria se celebraron conciertos, como aquel que presenté de Hilario Camacho. Ahora es donde los jóvenes se entretienen con el “botellón” todo el año, cosa que ha terminado prácticamente con las disco-casetas. Como también han dejado de instalarse algunas casetas tradicionales.

Mi hermana Sole de niña, con traje de gitana (Archivo personal)

Todavía recuerdo cuando el cine Coliseo España no cerraba en la feria. Incluso, desde que se construyó en 1932, se aprovechó para que actuasen los “cantaores” célebres (Juanito Valderrama, Marifé de Triana, Pepe Marchena, el Príncipe Gitano...), algo que daba color a las ferias y noches de verano. El cine lo compró el ayuntamiento en los años ochenta para caseta municipal, bar y zona para espectáculos del Área de Cultura, incluido cine de verano. Hoy día es el Teatro Coliseo, donde se desarrolla parte de la Feria de Teatro en el Sur y otras actividades culturales e institucionales. 

Mi tía Adelina y yo en un aguaúcho (Archivo personal)

De niños teníamos ganas de que llegara la feria de mayo. Mi madre nos llevaba a los cacharritos, y, si era posible, nos compraba algún juego en los puestos o un helado en el quiosco del Bollito o Los Valencianos. Otro sitio típico era el puesto de turrón, donde comprar, además, otras golosinas (garrapiñadas, tiras de coco, etc). Como también el quiosco de churros, cita con vecinos o familiares al volver a casa, para degustar las ruedas, o las patatas fritas artesanas. Y, una última mirada al interior del Bar Charneca, para ver las fotos de los toreros, especialmente de El Cordobés.

jueves, 19 de mayo de 2016

Feria de Mayo 2016


Esta noche comienza la Feria de Mayo. La feria de la primavera, la que en Palma del Río cogemos con ganas. Temíamos por el tiempo que estaba haciendo en semanas pasadas, frío y muy lluvioso. El calor, no obstante, se ha venido encima, sin previsiones de lluvia, esa lluvia que otras ferias no pocas veces nos ha acompañado. Eso hace que nos vuelva la ilusión por pasar unos momentos divertidos con familia y amigos. 

Ya contaremos nuestras andanzas. Mañana no os perdáis el suplemento especial del Diario Córdoba dedicado a la feria palmeña. Espero que mis recuerdos de la feria de la niñez os devuelva a la memoria los buenos momentos pasados en otros meses de mayo.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Manuel Monereo: el objetivo prioritario es destruir política, cultural y moralmente al PSOE


No me sorprende. Hoy se ha sabido que Podemos llevará de número uno en su candidatura por Córdoba a las próximas elecciones generales a Manuel Monereo, uno de los referentes más próximos de Pablo Iglesias, al que considera padre ideológico. Lo ha anunciado el mismo Iglesias en twitter.


De nuevo otro dedazo y de un cunero. El mandamás de Podemos coloca a uno de los suyos sin consultar a los famosos círculos locales. En las pasadas elecciones impuso a la sevillana Marta Domínguez, cuando los militantes de este partido en Córdoba habían votado mayoritariamente por Antonio Manuel Rodríguez, miembro de la plataforma ciudadana en defensa de la titularidad pública de la mezquita cordobesa. De nuevo los vicios de la nueva política que le emparentan con la vieja. Imposición de la cúpula. Y, para colmo, otro cunero, es decir, alguien que no pertenece a la provincia donde se va a presentar. Monereo es de Jaén y lleva casi toda su vida en Madrid. Menudo papelón ha hecho el parlamentario David Moscoso cuando ayer pidió a Iglesias que fuese generoso, humilde y tuviese sentido de la responsabilidad, eligiendo un candidato de Córdoba, porque, si no, "sería un insulto y una agresión a los cordobeses", y ahora alabando el dedazo. Nada nuevo bajo el sol.


El único vínculo de Monereo con Córdoba es haber sido uno de los lugartenientes de Julio Anguita en los años 90, los años de la Pinza. La que ejercieron el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, conjuntamente con el coordinador de IU andaluz, Luis Carlos Rejón, ambos aparentemente retirados del escenario de Andalucía, ya que el primero, incombustible, ejerce en Madrid, y el segundo reapareció hace poco como candidato de Podemos (¡oh, casualidad!) a las elecciones generales pasadas por Sevilla (otro cunero, es de Baena, Córdoba). 


La misma pinza que protagonizaron Julio Anguita y José María Aznar en aquellos tiempos en que era imprescindible derribar a Felipe González del gobierno. Un "matrimonio político" que duró tiempo, aunque luego se separase, por eso de un quítame esa pajas ideológico, propio del fundamentalismo y el dogmatismo del llamado "califa rojo". Pero de cuyos frutos (la derrota de Felipe en 1996) quedó una inquebrantable amistad, que han cultivado luego reiteradamente, hasta en sus aficiones.


Pues bien, en aquellos tiempos del acoso y derribo del "felipismo" Manuel Monereo era uno de los dirigentes de IU más aguerridos, llegando a soltar en 1995 una frase que puso en evidencia el objetivo de IU (y del PCE, que la mangoneaba) y de aquella estrategia de "rodear por izquierda y derecha" al enemigo común, el PSOE. Este señor dijo que el objetivo prioritario de la coalición de izquierda era "destruir política, cultural y moralmente al PSOE". Javier Pradera, el columnista de El País, se lo reprochó en un artículo, y Monereo quiso desmentir esas intenciones en una carta al director. Desmentido hipócrita y manipulador, pues confesaba que había dicho eso, aunque acusaba al periodista de tergiversar sus palabras. Típico truco del pillado in fraganti. Lástima que muchos, entre otros un servidor, viésemos sus declaraciones para la televisión. Y su frase no se me ha olvidado. Toda un declaración de principios.


Pablo Iglesias, con esta designación, hace suya la frase, y con ello demuestra lo que muchos nos temíamos: que el objetivo real de Podemos es el mismo que tenía IU con el "Califa" al frente: acabar con el PSOE. Eso de acabar con la derecha y el neoliberalismo quedará para otro día. O para otro siglo, si es que algún día se acuerdan, como le ha pasado a Anguita. Nada nuevo bajo el sol.

martes, 17 de mayo de 2016

El vídeo nazi de Guadamur

Guadamur es una pequeña ciudad de Toledo, donde se han celebrado unas "jornadas visigodas". Hace tiempo que se vienen realizando, con unos montajes de vídeo proyectados sobre el castillo, donde se conmemora la recuperación del tesoro de Guarrazar, una colección de coronas y cruces visigodas que fue vendido a Francia por Isabel II . Este año ha saltado la polémica con el vídeo pues se ensalzan las figuras de Franco, Hitler, Himmler (el mandamás de las SS) y Petáin (el mariscal francés colaboracionista), a los que se les atribuye el mérito de la recuperación del tesoro, gracias a la conquista de Francia por la Alemania nazi en al II Guerra Mundial. Una exaltación del nazismo, la guerra, la violencia y el genocidio. El ayuntamiento, gobernado por el PP, se ha disculpado diciendo que no conocía el contenido del vídeo. No me lo creo. Los mismos que crucificaron a Carmena, la alcaldesa de Madrid, por aquellos títeres, ahora se hacen los suecos con este caso. La prensa que puso el grito en el cielo no se lanza ahora pidiendo la cabeza de los populares del ayuntamiento toledano. Y la fiscalía general mirando para otro lado. Algo no funciona bien en la justicia española. Ni en los medios de comunicación.


lunes, 16 de mayo de 2016

El bueno, el feo y el malo


El bueno, el feo y el malo es una de las películas estrellas de Sergio Leone, el director italiano que triunfó en los años sesenta y setenta con las películas del oeste americano, que se conocieron como Spaghetti Western. Esta película, protagonizada por Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallach, se rodó en España, en Burgos, Madrid y en Almería, la meca del cine del oeste de aquellos tiempos. La imagen es de un momento de descanso en el rodaje, y en ella vemos a Eastwood y Van Cleef con un guardia civil, conversando divertidos. El agente de la Benemérita porta un rifle de los que usaron en la película. Alguno estará ya pensando en hacer el chiste de preguntarse cual de los tres se corresponde con el papel del bueno, el feo y el malo. Yo, por si acaso, y porque a las efímeras Cortes Generales que hemos tenido en la legislatura hasta ahora más corta de la democracia no les ha dado tiempo de derogar la llamada Ley Mordaza, no voy a hacer más comentarios. Que cada uno opine para sí, y que cada palo aguante su vela. 

viernes, 13 de mayo de 2016

La foto del viernes: antitaurinos antidemócratas


Ya es corriente que los antitaurinos se manifiesten contra la fiesta de los toros. Están en su derecho. Como también están en su derecho los que defienden (defendemos) la tauromaquia a organizar, presenciar y ensalzar estos espectáculos, así como a manifestarse en su favor. Lo que no es democrático es boicotear las manifestaciones de quienes se posicionan en uno u otro sentido. Y eso es lo que pasó ayer en Córdoba, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad. Una mesa redonda casi fue impedida por antitaurinos, que se subieron al estrado donde estaban los intervinientes (el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla Víctor J. Vázquez, el matador de toros Juan Ortega, el ganadero José Martínez-Conradi y el publicista Álvaro Aguado) para hacer su propia protesta, no permitiendo que los organizadores se expresasen con libertad. Durante más de una hora impidieron que la mesa redonda tuviese lugar. La Universidad intentó solventar el incidente dándoles la oportunidad de participar como contertulios, pero prefirieron no aceptar. Prefirieron más hacer ruido que exponer sus tesis de forma pacífica, con lo que terminaron saliendo del recinto, y el acto pudo celebrarse. Ellos están en su derecho de manifestarse, pero no tienen derecho a impedir que los demás manifiesten sus preferencias. Ellos no tienen obligación de ir a los toros, y no tienen derecho a impedir que los demás disfruten de la tauromaquia. Pero esa es su manera, intentar impedir que los demás defiendan sus opiniones, prohibiendo lo que ellos no aceptan, de forma totalitaria. Estos antitaurinos son antidemócratas.

jueves, 12 de mayo de 2016

Mártires del compás. "Sevillanas billy"



Sevillana del desaparecido grupo Mártires del compás. Humor flamenquito, para estos días de lluvia.

"Que yo no voy al Rocío
que no
que yo no voy al Rocío
porque el polvo que levantan
los bueyes
no me dejan ver el camino"


Ni por el polvo, ni por la lluvia... que nos tiene "jartitos". A ver si para ya, que se acerca la feria.


martes, 10 de mayo de 2016

Visita al Parque Nacional de Doñana, un placer


El puente del primero de mayo lo hemos pasado en Sanlúcar de Barrameda, como ya he comentado. Aprovechamos la estancia para conocer un patio, del que ya hablé hace días, para visitar la Feria del Caballo de Jerez, y para conocer el Parque Nacional de Doñana, en una visita guiada. El Parque Natural, o mejor, una parte del mismo, el Pinar de la Algaida y las Marismas de Bonanza, ya lo visitamos hace tiempo, e hice referencia a ello cuando publiqué la entrada sobre la Laguna de Tarelo


El Parque Nacional es una joya de nuestro territorio. En nuestra visita pudimos hacer un recorrido de unos 70 kilómetros, contemplando diversos ecosistemas que lo componen.


Empezamos cruzando el río Guadalquivir en Bajo de Guía, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), para ir al Parque, en Huelva. Lo hicimos en una barcaza, a las nueve de la mañana.


En la otra orilla nos esperaban los camiones, unos vehículos especialmente fabricados para hacer la ruta por los diversos espacios del Paque. Nos montamos y emprendimos un viaje que nos llevó por varios puntos, sin repetir por ninguno del recorrido.


Entramos por la zona de bosque y matorral mediterráneo, haciendo una parada en un poblado, el Poblado de la Plancha. Es un antiguo asentamiento humano, anterior a la declaración de parque nacional. En él vivían quienes se dedicaban a la producción de carbón vegetal, en los llamados ranchos


Solo quedan pocas familias allí, permitiéndoles vivir hasta que lo dejen por buscar nuevas formas de ganarse la vida. En el poblado se conservan sus cabañas y los utensilios, además de ofrecernos información sobre la flora y fauna del parque.


En el bosque, compuesto fundamentalmente de matorral, pinos piñoneros y sabinas (el árbol original del territorio) pudimos contemplar parte de la fauna del lugar: gamos, ciervos... Además algunas aves, especialmente patos y milanos negros, nos acompañaron en el camino.


Bordeamos el Palacio de las Marismillas. Antiguo pabellón de caza (no se olvide que este terreno era antes conocido por Coto de Doñana) de los anteriores dueños (el duque de Tarifa), antes de pasar al Estado. Está edificado con estilo inglés, y actualmente es la residencia de los presidentes del gobierno y de jefes de estado y gobierno extranjeros invitados, en sus vacaciones, tras reservar el Palacio de Doñana a labores de investigación del CSIC.


Posteriormente entramos en la zona más conocida e importante a nivel internacional, la zona de marisma. Un extenso terreno arcilloso, donde normalmente se forma un humedal, cuando la estación de lluvias es normal, no como en este año ni el pasado (casi de sequía), donde se pueden observar numerosas aves migratorias, como los flamencos. 


Este año nos presentó un aspecto similar al del verano, con la tierra seca y cuarteada, sin apenas aves, ni vegetación. Las únicas especies, los omnipresentes milanos y algunos patos.


Pasamos por la llamada Vera, zona que delimita la marisma con las arenas. Una zona rica en vegetación por la presencia permanente de agua. Eso mismo permite que exista una abundante fauna silvestre, como los ciervos o gamos. 


Aunque también se encuentren animales de propiedad particular, como las vacas mostrencas (raza autóctona, criada para carne) o caballos, que viven allí de forma asilvestrada, y son explotados por sus dueños.


Luego, atravesando la Vera, entraríamos en una zona llana, y boscosa, donde se ha procedido a la tala para preservar el hábitat de los animales. Además de los cérvidos, se nos mostró (de lejos, eso sí) un árbol con un nido de águila, otra de las rapaces importantes del parque, animal protegido por su escasez. Como ocurre con otra de las joyas de la fauna en peligro de extinción, los linces, de los que quedan pocos ejemplares, aunque se intenta mantenerlos introduciendo presas (numerosos conejos) para que sobrevivan.


Durante el paseo vi un jabalí, aunque no pude captarlo con la cámara, por la velocidad con que se escondió en la maleza, asustado por nuestra presencia.


Pasando por terrenos arenosos, nos adentramos en otro de los ecosistemas claves del lugar, la zona de dunas móviles, una barrera entre el mar y la marisma. Contrariamente a lo que pudiésemos pensar, es un espacio poblado, tanto de flora como de fauna.


En él encontramos de nuevo los pinos, además de otras plantas, como juncos, o las clavellinas, que dan color al espacio y sirven para fijar la arena del suelo.


Reptiles (serpientes, lagartos...), escarabajos, alacranes y otras especies, incluso mamíferos, se mueven por el lugar, especialmente a las horas de menos calor. Sus huellas, junto a las nuestras, los delataban.


Las dunas móviles avanzan desde la costa hacia el interior, de forma lenta pero inexorablemente. A su paso van cubriendo las especies vegetales, que son ahogadas, con tiempo para que puedan depositar sus semillas, que germinarán cuando la arena se haya desplazado, dejando paso a un nuevo bosque, en el valle entre duna y duna.


Los pinos van quedando como esqueletos que sirven de abono para las próximas generaciones arbóreas, una vez que la duna se ha adentrado en el parque. Pudimos ver el proceso desde lo alto de una de ellas, haciendo un alto en el camino.


Tras las dunas entramos en la playa. Kilómetros de playa virgen, que puede ser visitada sin usar vehículos de motor. A un lado dejamos, a lo lejos, la playa de Matalascañas, donde vivimos de jóvenes una jornada de terror nocturno, gracias a las especies de la zona (especialmente los alacranes), tras un incendio. Girando a la izquierda, emprendimos el camino de vuelta, cerrando el circuito.


En la playa nos encontramos con diversas especies de aves: gaviotas, charranes, ostreros, y los simpáticos correlimos, que no paraban de hacer carreras en la arena, tras bajar las olas, en busca de alimento.


También había boyas artesanales de las redes de los pocos pescadores que pueden faenar en la zona protegida y otros restos, como una tortuga muerta.


Nos contaron que la limpieza de esta playa no es mecánica, como en otras turísticas, por obvias razones de conservación del medio, con lo que nunca llegaba a estar limpia del todo.


Frente al faro de Chipiona, el más alto de España, tercero de Europa y quinto del mundo, se ve el famoso barco del arroz, una nave que encalló allí, rompiéndose en dos partes, cuyo pecio nunca ha sido eliminado, no se sabe por qué. Afortunadamente la carga no causó los daños que hubiese provocado otro tipo de mercancías, como el petróleo.


Nuestro viaje concluyó de nuevo donde desembarcamos, tras recorrer uno 15 kilómetros de playa natural, con la única presencia de las aves y algunos pescadores, dejando atrás los búnkeres que instalaron durante la II Guerra Mundial.


Un viaje por la naturaleza espléndido, que puede hacerse también en sentido contrario, ya que hay diversas entradas. Y que rematamos con un aperitivo propio del lugar, tras cruzar de nuevo el Guadalquivir, en un establecimiento de Sanlúcar, donde volvimos a encontrarnos a cierto famoso actor de un culebrón televisivo, que también hizo la ruta con nosotros.


Me alegré del viaje. Y se lo recomiendo a quienes no conozcan el parque y les guste la naturaleza. Lo disfrutarán.