miércoles, 10 de octubre de 2012

Españolizar, españolear


Sonaron esta mañana en el Congreso las palabras del Ministro de Educación sobre "españolizar a los alumnos catalanes" y nos vienen a la memoria añejas polémicas. Fanfarrias imperiales. ¡Que inventen ellos! España, unidad de destino en lo universal. Lo castizo frente a lo moderno. ¡Vivan las caenas! Cuando Franco empezó la guerra declaró provincias traidoras a Guipúzkoa y Vizcaia, por no sumarse, como Álava y  Navarra (las otras provincias forales) a la rebelión. Luego impuso la españolización, como con Cataluña, la otra nacionalidad histórica "rebelde". Hoy día volvemos a ver esos intentos de imponer sentimientos, cultura, idioma, a quienes son considerados los nuevos "rebeldes", los nuevos "traidores". Me parece estupendo el enriquecimiento que produce el uso de varios idiomas, pero la imposición no es buena. Ni tampoco es bueno reducir a una visión toda la riqueza cultural de los que vivimos en la piel de toro.


Durante la dictadura de Franco "se españolizó" todo el territorio, reprimiendo culturas, imponiendo un solo idioma, el castellano, dando una imagen, además, en el exterior de que toda España era un caricatura de Andalucía. Eso parece que quieren de nuevo. Ver a los Alfredo Landa corriendo tras las turistas suecas, viendo a los nuevos habitantes de Villar del  Río agasajando, disfrazados, al nuevo Mr. Marshall, el alemán, en lugar del americano de otros tiempos. Españolismo, españolizar, españolear, la tiranía del nuevo nacionalismo centralista, castizo, cateto, frente al nacionalismo encubridor de desastres económicos en Cataluña. Un ministro que quiere reducir el acervo cultural del país no se merece el cargo. En una democracia, claro.

8 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

Un ministro que quiere reducir el acervo cultural del país no se merece el cargo. En una democracia, claro.

¡¡No has dicho tú ná!! ¡¡En una democracia!!
¡Claro! En una democracia sí, pero aquí lo que tenemos es una noséquécracia, una demosgracias o mejor dicho, una bastarda democracia.

Eso, eso. Saludos,

SCHEVI dijo...

Poquito a poco, tacita a tacita, de democracia cada vez queda menos. Así pasa lo que pasa.

Saludos.

fco. javier dijo...

Lo que más me gusta es etiquetarlo bajo la categoría de burrada y fantasmas.
No hje podido dejar de citarlo en:
http://fragmentsdevida.wordpress.com/2012/10/10/del-mal-gobierno-que-el-pueblo-no-merece-i-ministro-de-espanolizacion/

SCHEVI dijo...

Gracias, tocayo, por tus alabanzas y por la recomendación en internet. Me parecen las palabras del ministro una soberana burrada. Y eso le convierte en un fantasma, un fantasma del pasado más rancio, imperialista, totalitario, casposo y bestia (en el sentido de uso de la fuerza y en el de ignorancia). Esas ganas de agradar a la extrema derecha que tiene este ministro dan miedo.

Alfonso Saborido dijo...

jajaj cuando escuché 'españolizar' me acordé de esa copla de Luis Lucena!!!

María A. Marín dijo...

No sé en qué reportaje televisivo con motivo de la salida del templo de una virgen en procesión, escuchaba ayer una marcha que me recordó a los himnos fascistas que nos enseñaban en el colegio y que nos marcaron a sangre y fuego, al menos los de mi edad (59)
Luego las peperas disfrazadas de Carmen Collares en los toros y ahora el ministro-tertuliano hablando del "espíritu nacional"
¡Es como si hubiera entrado en el túnel del tiempo!
Este gobierno no me representa, y me gustaría que no estuviera, pero si la mayoría quiere, tendré que irme de España ¿Y adónde voy...?

Besos

SCHEVI dijo...

Te pasó igual que a mí, Alfonso, jajaja. Esa es la cultura del señor ministro. Patrioterismo rancio.

SCHEVI dijo...

Esa es su política, María, meternos en el túnel del tiempo, eliminar la transición, acabar con el estado social que dibuja la Constitución... Ahora bien, yo prefiero quedarme aquí, resistir. Algún día tendremos la oportunidad de echarlos.

Besos.