miércoles, 3 de junio de 2015

¡Viva la evolución!


Cada verano acostumbro a comprarme alguna o algunas camisetas. Siempre trato de elegirlas con "mensaje" o alusivas a lugares que visitamos. El fin de semana pasado compramos esta que reproduzco en la foto. Me gustó el mensaje y la forma cómica en que se representa. Una manera de tomarse con sentido del humor algunos mitos o dogmas políticos de perenne actualidad. La imagen del Che convertida en simio darwiniano, comprensiva del concepto de evolución como manifestación de los seres vivos, frente al creacionismo que está resurgiendo de forma alarmante, gracias a los retrocesos sociales que vivimos. Algo que me han recordado recientes palabras de Don Demetrio, el obispo cordobés que ha animado a los padres a apuntar a sus hijos a las clases de religión, algo que no me perecería ilógico, si no fuese porque esas clases se imparten en los colegios públicos, donde la religión no debería tener presencia en forma de adoctrinamiento, sino de historia. El adoctrinamiento se debe quedar en sus centros religiosos. Para colmo el obispo de Córdoba se queja de las trabas (según él) a las clases de religión y llega a exigir que en los centros públicos no solo se respete el ideario de la religión católica en sus clases, sino que además en las demás asignaturas no se enseñe nada que contradiga los postulados religiosos. Estas son sus palabras: "Y al elegir la clase de Religión católica, los padres y los alumnos tienen derecho a ser respetados en este ideario, no sólo en esta clase sino en todas las demás, no enseñando nada que pueda herir la sensibilidad católica del alumno, que se está formando". ¿Pretende el señor obispo que no se enseñe ciencias en los colegios públicos, porque contradicen creencias, como la del creacionismo? Esta intolerancia hacia la ciencia y otras disciplinas del saber, que refutan muchas creencias solo basadas en "el misterio" y otras fuentes milagrosas, no es de recibo. Así que me reafirmo en el contenido de mi nueva camiseta: ¡Viva la evolución!