viernes, 22 de mayo de 2015

La foto del viernes: la niña que mira como España


Dicen que los borrachos y los niños siempre cuentan la verdad. Aquí toda una declaración de principios, de sensaciones, de opinión. La expresión de la niña lo dice todo: el cabreo ante la realidad, frente a las palabras y los gestos huecos de la propaganda electoral. La niña más famosa de estos días (de una foto del fotógrafo de El Mundo Cantabria), porque con su mirada a la vicepresidenta Soraya, expresa lo que siente y piensa en España la mayoría de este país, sobre lo que están haciendo con nosotros. La OCDE, en un reciente informe cuantifica en un 31% la población de pobres y que hay en España, y pide, entre otras cosas, que se reduzca la precariedad laboral. Un 10% de la población es más rica que antes de la crisis. Para ellos ha llegado la recuperación. Ellos sí que no hablan del paro, ni tampoco los familiares y militantes colocados por Rajoy. El 90% restante sufre las consecuencias de las políticas impuestas por el gobierno y sus mentores de la Troika. La cara de la niña lo refleja. El domingo, los votos son los encargados de poner la solución ante el motivo de este gesto. No solo basta mostrar el cabreo. Es nuestra responsabilidad y está en nuestra mano, en nuestro voto.

3 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

Ojalá esa fuera en verdad la mirada de Espeña. O, por lo menos, la mirada de la mayoría de los que habitan España.
Ya me daría yo con un canto en los dientes.
Mañana domingo por la noche (o madrugada del lunes) te diré yo cuál es la mirada de España. La mirada de la mayoría de los españoles que habitan pueblo por pueblo. La mirada de la mayoría de los españoles que viven agrupados en regiones, comunidades autónomas, autonomías, países o como coños se diga...

Ya, ya; ya te lo diré yo...
La causa de todos estos fenómenos es la bajísima cultura democrática que padece el pueblo español.
La causa de todas estas desgracias que nos ocurren es por el analfabetismo democrático que padecemos los españoles.

(Sálvese el que pueda)

Jesús Herrera Peña dijo...

Como no me dices nada me contesto yo mismo mismamente.
¡Qué vergüenza!
En la mayoría de los sitios (municipales y autonómicos) las listas más votadas han sido las de los paladines de las mamandurrias, los enjuagues, los trapos sucios, las tarjetas negras y los sobres-sueldos de la financiación canalla de los partidos por cuenta de las grandes empresas y poderes económicos.

¿Qué más queremos?

¿Que qué más queremos? ¿Y tú me lo preguntas clavando tu pupila en mi pupila azul? Queremos unas felices y prósperas negociaciones de pactos, acuerdos, mamoneos y componendas de conveniencia. Y que todo sea para beneficio de las inmensas mayorías que galopen hasta enterrarlos en el mar a los nietos del franquismo y de la ultraderecha fascistoide, joseantoniana y de las jon...

¡¡A GALOPAR!!

En España estamos necesitados de de derechas democráticas como las que representa Albert Ribera y sus chicos, para que desplacen a los nietos de Musolini y de Hitler.

Francisco Javier Domínguez dijo...

El cabreo es mayoritario. Los partidos que lo representan son diferentes y han concurrido desunidos. Ese es el resultado. No obstante un duro varapalo para el PP. Todavía queda mucho por hacer.