martes, 28 de octubre de 2014

La graduación


Ayer fue el Acto Solemne de Apertura de Curso 2014-2015 en el Centro Asociado de la UNED de Córdoba. Es el único acto de este tipo al que he asistido. Y fui con Ana, mi mujer, pues, entre otras cosas, también se ofrecía una Distinción a los alumnos y alumnas titulados en el curso anterior. 


El acto empezó con la interpretación por el coro Martín Codax, de la Casa de Galicia en Córdoba, del Veni Crator, como es usual en los actos solemnes universitarios. Este grupo nos deleitó con varias versiones de otras obras, haciendo más llevaderas las más de dos horas del acto. Mientras actuaba al principio el coro, fueron entrando las autoridades y representantes del profesorado ataviados con sus respectivas togas y demás parte del atuendo.


Tras la lectura de la memoria del curso anterior, por parte del Secretario (D. José Vega), y la intervención del Director del Centro Asociado (D. Miguel Pleguezuelos), que se estrenaba en el cargo a raíz de la jubilación del anterior Director, D. José Camero, el Director del Departamento de Química Aplicada a la Ingeniería de la UNED, D. Alfonso Contreras López, impartió la lección inaugural sobre el tema "Reflexiones sobre el medio ambiente y el desarrollo sostenible".


Luego vinieron las distinciones, al alumnado que terminó la carrera el curso anterior, y a los profesores jubilados recientemente. Carrándose el acto con la intervención de los representantes del Patronato que sustenta con su apoyo el Centro Asociado: la Fundación CajaSur, la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial de Córdoba. Además del saludo y las palabras de la Vicerrectora de Alumnos de la UNED, que declaró abierto oficialmente el curso académico. Sonaron las voces de nuevo del Coro Martín Codax, entonando el Gaudeamus Igitur, como mandan los cánones universitarios.


Para mí fue importante asistir al acto, pues fui uno de los 111 alumnos que terminaron sus estudios el curso pasado en Córdoba. Así que recibí la distinción correspondiente: un diploma y una insignia. Como iban llamando por carreras para subir al escenario donde se situaba la mesa presidencial, acogí mi nombre con alborozo (fue el primero de la Licenciatura en Derecho), de boca del señor Secretario. La anécdota la puso el Vicepresidente de la Diputación (que dirigía el acto, en nombre de la Presidenta) que, al escuchar mi nombre, pidió hacerme entrega de las distinciones. Salvador Fuentes fue compañero en el Colegio San Sebastián, luego en el Instituto de Bachillerato, y coincidimos algún tiempo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Córdoba. Y, aunque seamos adversarios políticos (es del PP), nos llevamos bastante bien. Me dio un gran abrazo. Igual que hizo Isabel Ambrosio, la Delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Córdoba (y próxima candidata a la alcaldía de la ciudad de los califas por el PSOE), a la que conozco desde hace años y a la también me unen buenas relaciones. Incluso, al terminar el acto Isabel se acercó para felicitarme de nuevo, por el sacrificio y el esfuerzo realizado y sus resultados, compartiendo con nosotros unos minutos muy entrañables de conversación.


Más tarde nos fuimos Ana y yo a cenar, para celebrarlo. Ayer me sentí orgulloso de la UNED, una universidad que me ha permitido, como a muchos más, estudiar a pesar de las dificultades económicas, de la edad y las responsabilidades laborales y familiares, y de la distancia, moviéndome a gusto en las nuevas tecnologías que tanto emplean. Como me dijo en un momento determinado mi mujer, a partir de este día, el día de mi graduación, ya me estaba creyendo que por fin había terminado mis estudios universitarios. Y puedo sentirme orgulloso de que soy Licenciado en Derecho.

2 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

¡¡Albricias!! Felicidades. Que lo disfrutes con salud por muchos, muchos años.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Muchas gracias. Y que tú lo veas, amigo.