jueves, 2 de abril de 2015

El mural cerámico de Jesús del Gran Poder de la Calle Portada, su origen


Cuando escribí la segunda parte de las entradas sobre la Calle Portada, reseñé el mural o mosaico de cerámica que hay en la fachada de la casa de Rosario Callejón Morales. Un mural dedicado a Jesús del Gran Poder, cuya leyenda, abajo, dice: "NTRO. PADRE JESÚS DEL GRAN PODER. PROMESA DE ÁNGELES LOPERA GUZMÁN. AÑO 1945". Entonces no lo dije, pero me resultaba extraño que estuviese en esa casa y no en la que pertenecía a la familia Lopera, contigua a ella y haciendo esquina, donde estuvo la espartería, de la que hablé en aquella entrada, con más detenimiento. Esta última casa ya demolida y con el solar en obras, por cierto.


No me quedé satisfecho por el desconocimiento del origen de aquella circunstancia y decidí aclarar la ubicación de dicho mural votivo. Así que aproveché un contacto con Celia, la actual titular de la Confitería MAISA, hija de la propietaria de la casa donde está situado, para obtener respuesta a mis dudas. Ella le preguntó a su tía Ángeles. La casa está ocupada por las dos hermanas y sus esposos, Rosario, con Heliodoro Mayor Melo, en la planta baja, y Ángeles, con José Ruiz Durán, en la planta alta. Y ésta redactó de su puño y letra una exhaustiva, pero concisa, explicación, tanto de la casa, como del origen y vicisitudes del mural. Está tan bien expresado, pese a su avanzada edad (tiene 86 años y, a pesar de ello, buena forma, como he podido comprobar en persona), que paso a transcribirlo literalmente, para que sepamos esta historia.


“La casa está en la familia desde el 1857 (que sepamos). La abuela de mi madre, Rosario García, y sus hermanas eran las dueñas de la casa. Al casarse con Curro Nieto, el abuelo de mi madre, le compró las partes a las hermanas de su mujer. Desde entonces ha venido la casa de unos en otros hasta nuestros días, en la familia.

Mi madre tenía 14 años cuando su abuelo se murió el 1916 y ya su abuelo le había contado la historia de la casa. 

Según parece la casa de la esquina y la nuestra estaban unidas y el Señor estaba entre las dos fachadas, pero el dueño, por lo visto, no le gustaba tenerlo en su casa y mi bisabuelo dijo que lo ponía en la suya. Esa fecha de cuando lo cambió no lo sabemos. Mi madre decía que no era el que ahora está, que era un Jesús Nazareno con la cruz a cuestas, un poco de lado, era un lienzo pintado y tenía un cristal.

En la guerra del 1936 lo quitaron, entonces mi madre estaba casada y vivíamos en la calle Barbera y no lo vio quitar, pero una prima suya que vivía en frente de la casa lo vio. 

Mi madre tenía muchas ganas de ponerlo pero en aquellas fechas nadie tenía dinero y no podían. Ángeles Lopera ofreció que, si a su hijo no le pasaba nada en la guerra, lo ponían. Cuando se lo dijeron a mis padres que lo querían poner, como era una promesa, le dijeron que bueno, pero que ellos pagaban la mano de obra y las losas Ángeles Lopera. Así lo hicieron.

Pero cuando esta familia lo encargaron hacer no le preguntaron nada. Cuando mi madre se enteró le dio mucho coraje por no ser lo mismo que el de antes. 

Lo bendijo el párroco D. Carlos Sánchez, se dieron unas copas. 

Cuando en 1945 se arregló la casa hubo que quitarlo. Se puso en el mismo sitio y no se rompió ni una loseta. 

Tenemos casualmente una foto de la fachada de la casa del año 1942 o 1943 y se ve que no está puesto el Señor.

17-10-2013 Ángeles Callejón."


La foto de la que habla es la que reproduzco en el texto. En ella se ven unos familiares, y la casa detrás, sin el mural. Ángeles nos confirmó la fecha, gracias a las edades de las personas que aparecen (ya fallecidas, por cierto).


En el detalle se aprecia la parte de la fachada, antes de que se instalase el mural, y, recordemos, éste tiene fecha de 1945. Aprovecho para agradecerles el haberme cedido la foto y la explicación, que servirá para que los curiosos y amantes de la Historia, o las historias, de Palma del Río sepan el origen de esta pieza, tan conocida y antigua, del ambiente de esta calle tan importante de nuestro municipio.

2 comentarios:

JAC dijo...

Buenos días,
por cuestiones de indole personal, intento averiguar el nombre actual de la antigua calle Martires.
Gracias, y un cordial saludo.
Juan Avilés

Francisco Javier Domínguez dijo...

Buenos días y bienvenido al blog, Juan Avilés. La antigua calle Mártires lleva hoy día el nombre tradicional de esa calle: Calle Ancha.
Un saludo.