jueves, 6 de agosto de 2015

La cara oculta de la Luna


La cara oculta de la Luna es el nombre de un disco de Pink Floyd (The Dark Side of the Moon, 1973) que hizo las delicias de nuestros oídos y nuestra imaginación, en la juventud, cuando la música progresiva o sinfónica triunfaba y el estilo conceptual de este grupo era la vanguardia en esos momentos. La Luna siempre ha sido una íntima obsesión en toda mi vida. Ya conté mi relación con nuestro único satélite en un post relativo a la especial Luna que vemos en octubre. Y también he dedicado entradas al astro más cercano en varias ocasiones. Pero nunca había hablado de la cara oculta de la Luna, esa parte llamada así por no poder verse a simple vista.

La Luna tarda el mismo tiempo en sus movimientos de traslación alrededor de la Tierra que en el de rotación sobre sí misma, por eso siempre vemos la misma cara, el mismo hemisferio. La cara que siempre ha inspirado leyendas o cuentos como el que me contaba mi madre de niño, para justificar el que se nos antojase ver la cara de un ser humano en su superficie. Un hemisferio poblado de cráteres y grandes zonas conocidas como "mares", que son producto del choque de meteoritos. Los mares son el resultado de fluir la materia fundida encerrada bajo su superficie, que escapaba por los cráteres tras los impactos.

No fue hasta 1959 que vimos por primera vez imágenes del a cara oculta, gracias a las fotos enviadas por un satélite artificial soviético. Y nos encontramos con una imagen muy diferente, pues había muchos más cráteres, pero no otros grandes mares o manchas. Los científicos explicaron que esto se debía al proceso de formación de la Luna, ya que la parte invisible se enfrió antes, tras desgajarse de la Tierra, y por eso los impactos no provocaban la salida de grandes cantidades de magma, a diferencia de la parte visible que sí mantuvo más tiempo el calor y el magma en su interior, siendo expulsado tras los impactos de los meteoritos.

A pesar de las explicaciones y las imágenes del satélite soviético siempre han existido teorías sobre bases extraterrestres en su superficie oculta, o incluso la idea de que los nazis llegaron a instalarse allí para permanecer a salvo de los vencedores de la II Guerra Mundial. Teorías delirantes amparadas en el desconocimiento, unas veces, y otras en las conocidas pareidolias, surgidas al ver formaciones con apariencia de construcciones, monumentos, visiones de rostros, figuras y otras elucubraciones.


La NASA nos ha regalado en estos días otras imágenes donde se muestra la parte invisible de la Luna, en su paso alrededor de la Tierra, y con ella al fondo. De nuevo el aspecto desolado aparece ante nosotros en un viaje hermoso, sin embargo. Seguro que los lunáticos aprovecharán para relanzar sus delirantes y esotéricos "secretos" sobre nuestra amada vecina. Da igual. Disfrutemos de su viaje mientras nos muestra su misteriosa anatomía escondida.

2 comentarios:

Alfonso Saborido dijo...

Leete 'Luna Apogeo' de Ruben Azorin, yo la estoy terminando de leer y me está encantando.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Lo buscaré. Gracias, Alfonso.