sábado, 8 de septiembre de 2012

Un león del Congreso no tiene testículos


Un fantasma recorre Europa, ¿el fantasma del comunismo, como dijo Marx? ¿la crisis económica? ¿el rescate de España? No. Un problema "más grave", para algunos. Uno de los leones que flanquean las puertas principales del Congreso de los Diputados no tiene testículos, el otro sí. ¡Horror! Los guardianes de las esencias patrias no están completos. Uno ha sido emasculado o "nació" así, sin sus atributos masculinos. ¿Cómo es posible que nadie se haya dado cuenta hasta ahora? Los leones los hicieron con el bronce de cañones capturados en la Guerra de Marruecos. ¿Es posible que durante los gloriosos cuarenta años del Generalísimo, campeón de las guerras contra el moro en nuestras antiguas posesiones africanas, nadie reparase en semejante amputación de las partes nobles del felino? Con un hemiciclo repleto de procuradores vestidos e investidos de uniformes (militares, eclesiásticos, falangistas, carlistas, de las mesnadas de moros que colaboraron al Glorioso Alzamiento Nacional...), impregnados de patriota testosterona y hombría de bien, es incomprensible tal descuido. Incluso en la época en que el otrora aguerrido Ministro de Defensa con Aznar, el que dirigió la recuperación de Perejil (recuerden: "al alba y con tiempo duro de levante... con fuerte levante, 35 nudos de viento, salieron cinco helicópteros..."), Federico Trillo, que fue Presidente del Congreso, tampoco se percataron de semejante afrenta a la masculinidad marcial de los guardianes del sancta sanctorum de la patria: "¡Manda huevos!"



Yo creo que ésta es la consecuencia del sacrificio ritual que ha ofrecido Rajoy a la Canciller teutona, la mueva kaiserin germana, en su reciente visita a Madrid. Como hacían los eunucos y los servidores de los templos poblados de vírgenes paganas, que se castraban para servir fielmente a la divinidad, sin entretenerse en mundanas pasiones.


Ahora que alguien se ha dado cuenta de la anomalía, se han comprometido a dotar de saco escrotal al "incompleto" o "castrado" león. Sin duda, tamaño percance merece de una aportación personal.


Claro que si queremos una "restauración" más "clásica y culta", menos "porno", mejor usar los muy reproducidos atributos del David de Miguel Ángel. El arte es el arte.


Y si no les convence la "operación de cambio de sexo", disfruten de la canción de los Mojinos Escozíos con título muy oportuno para el caso: No tiene huevos. Nos reiremos un rato. 

2 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

Estoy consternado, estoy sin vivir en mí. ¡Qué desgracia!
Esto es la clara premonición de la decadencia moral y material de España.
Esto se tiene que corregir urgentemente. Esto es el hazmereir de todas esas naciones con hombría de bien.
¡¡Ay, ayyyyyyyyy!!

SCHEVI dijo...

Una señal más de que el fin del mundo, pronosticado por los mayas para diciembre, está cada vez más cerca, Jesús.