miércoles, 6 de abril de 2011

A Álvarez Cascos le están peinando


Cuando iba a la escuela, un rito obligado y diario era que el maestro pasaba lista para comprobar los alumnos que habían asistido a clase. También, después, en el instituto, durante el bachiller y el COU, la lectura de la lista de alumnos y alumnas se repetía, no solo a primera hora, sino al principio de cada clase de cada asignatura, pues era más frecuente el abandono del aula entre clase y clase. En estos tiempos el relajo de las costumbres autoritarias era mayor, así que alguna vez se daba entrada a la chanza, a la broma. Una ocurrencia que se puso de moda, cuando el profe o la profe nombraba a alguien, que no contestaba por estar ausente, era: "¡la están peinando!", por cierto, fuese varón o mujer el absentista. 

Es lo que podría haber pasado hoy en el juzgado donde debía comparecer el vicepresidente del gobierno del PP, con Aznar, Francisco Álvarez Cascos. Este señor debía declarar por una acusación de injurias y calumnias a la policía, motivado por estas palabras que pronunció en una radio: "los policías que investigan al Partido Popular, es una policía de camarilla, un grupito de camarilla, algunos se hicieron famosos falsificando los papeles de Laos, son los mismos que ahora están falsificando papeles y preconstituyendo pruebas". Se refería a los policías que investigan el caso Gürtel, a los que ha acusado en público, de falsificar pruebas. Pero no se ha presentado en el juzgado. ¿Lo estaban peinando? No, pero la excusa es igual de peregrina y hasta sería tan cómica, si no fuese una verdadera burla de los tribunales de justicia. La ilustre "reencarnación" de Jovellanos (como suele dar a entender) ha alegado, a través de su abogado, que no podía comparecer por coincidir con un mitin "como presidente de la Comisión Directiva de Foro Asturias en Oviedo a las 12 horas de la mañana con motivo de las responsabilidades que le corresponden como candidato a la presidencia en la campaña electoral en curso"

Ya me imagino a más de un chorizo de poca monta, negándose a comparecer en juicio por "sus obligaciones que le corresponden como ingeniero técnico perturbador de la seguridad ciudadana", o por "ejercer sus responsabilidades en el juego del mus", por ejemplo. Y quedarse tan pancho.

Es inaudito. Un señor de esos, tan centro-reformista, que siempre saca a relucir el "Estado de derecho", cuando se trata de otros (los socialistas, preferentemente), y que se pasa por el "arco del triunfo" las citaciones judiciales, porque le conciernen a él. ¡Con la que han liado sus antiguos compañeros de partido por el conflicto de las actas del consejo de gobierno de la Junta de Andalucía!

A diferencia del caso anterior, su resistencia no se trata de un conflicto de jurisdicción, cuya defensa jurídica puede ser opinable. Se trata simplemente de desobedecer las órdenes judiciales. Con excusas indefendibles. El juez ya le ha advertido que, si no acude en respuesta a otra citación, podrá ser detenido. 


Así que, si le vemos entrar en el juzgado, esposado, que no se queje. Que cuando el juez pase lista, ya no podrá hacer la broma de que "le están peinando".  

2 comentarios:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Pelazo tiene oye,el caso es que ya se debe estar arrepintiendo de haberse inventado esas calumnias, es más ahora mismo yo creo que si lo llama el fiscal hasta declara contra Camps, Barcenas, Costa y hasta el mismo Rajoy jejeje.

SCHEVI dijo...

No sabemos qué ha declarado, pero sí sabemos que no se ha atrevido a escaquearse esta vez, con excusas tontas, jajajaja. Ya veremos qué ha dicho y lo que le queda por "cantar".