miércoles, 7 de julio de 2010

Sanfermines

Ayuntamiento
“Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril, cinco de mayo, seis de junio, siete de julio San Fermín.”

Hoy hemos tenido el primer encierro de toros de las fiestas de San Fermín, en Pamplona. Bueno, han tenido. Que nosotros estuvimos en Euskadi desde el viernes pasado hasta el lunes de esta semana. Y, como no, los Sanfermines salieron a relucir. Alguien intentó convencernos de que no volviésemos a Andalucía, para ir el martes a ver el famoso chupinazo, pues las distancias son pequeñas y las comunicaciones muy buenas en estas tierras del norte. Pero teníamos el tiempo contado y el viaje programado de antemano. Otro año más que me quedo sin ver esta inmensa fiesta.

Plaza del ayuntamiento
Sin embargo el año pasado sí estuvimos en Pamplona, aunque a finales de julio. Así que me contentaré hoy con relatar el paseo que nos dieron por los lugares significativos de las fiestas que empezaron ayer, con el chupinazo en la plaza del ayuntamiento de Pamplona, al grito de "Pamploneses, Pamplonesas, ¡Viva San Fermín! Gora San Fermin!". Una plaza que parece enorme, de la cantidad de gente que se congrega en ella, pero que es de reducidas dimensiones, como podéis ver en las fotos. Pequeña plaza y pequeña fachada de ayuntamiento. Todo el que no es de allí y la visita se queda sorprendido. La televisión hace milagros, como el de darnos la idea de ser un espacio enorme. No me extraña que la gente se apiñe para estar allí, elevando la temperatura ambiente aún más.

Corrales del Gas
Nos llevaron también por el recorrido que hacen los mozos, pastores y los toros en los encierros, otro de los hitos de la fiesta, complemento de la feria taurina local. El recorrido es por la parte vieja del casco urbano pamplonés, aunque también vimos los corrales donde las ganaderías encierran los toros, antes de llevarlos a la plaza, los Corrales del Gas. Con este nombre se conoce las instalaciones que pude fotografiar desde las murallas de Pamplona y que están extramuros. De noche llevan los ganados, que se lidiarán al día siguiente, desde estos corrales hasta los de Santo Domingo, lugar donde a las ocho de la mañana comienza el encierro, es decir, el traslado y entrada del ganado en la plaza de toros.

Calle Estafeta
El encierro discurre por la cuesta de Santo Domingo hasta la plaza del ayuntamiento, para girar por la calle Mercaderes, acceder a la famosa calle Estafeta, donde tantos accidentes se producen, y terminar en la plaza de toros, pasando por el tramo conocido de Telefónica, por situarse en él un edificio de esta empresa de telecomunicaciones. En el encierro de ese año pasado, precisamente en este tramo, que visitamos, murió el último mozo de los 15 que han perdido la vida participando en los encierros, en toda su historia.

Entrada de plaza de toros
Vimos los agujeros que tienen las calles para instalar los maderos que hacen de vallado para impedir que el público peligre en el encierro (en la foto de Estafeta se pueden apreciar, y en la del callejón de la plaza de toros se ven claramente, además del tramo de vallas que dejaron sin desmontar). Además nos explicaron que hay tramos que no es posible vallarlos, por su estrechez, y los locales y casas tienen que tapar con maderas sus puertas y escaparates, durante el encierro. Nos contaron las normas que tienen, que muchos se saltan, para poder participar con seguridad, habiendo verdaderos expertos y aficionados, que son los que generalmente causan problemas. Nos contaron que las calles se riegan con un líquido antideslizante para evitar en lo posible caídas, sobre todo de los astados. Y conocimos otros detalles que saciaron nuestra curiosidad.

Plaza del Castillo
Junto al callejón de entrada de la plaza de toros hay un monumento a Ernest Hemingway, periodista, escritor y premio Nobel estadounidense, que estuvo nueve veces en estas fiestas, dándolas a conocer en todo el mundo. Muchas veces se instaló en el Hotel La Perla, situado en la Plaza del Castillo (detrás de los turistas de la foto), y que tiene fachada también a la calle Estafeta, donde presenciaría en sus balcones más de un encierro. También nos contaron que pasaba buena parte del tiempo en el Café Iruña (al fondo de la imagen), situado bajo el Casino, en esa misma Plaza del Castillo, famosa por ser una de las imágenes típicas de Pamplona, conocida por el Quiosco de la Música. En esta plaza fue justamente donde se celebraban en otros tiempos las corridas de toros, por lo que era el lugar donde finalizaban los encierros.
 
En fin, que hicimos nuestro “encierro” particular, sin prisas, sin carreras, sin peligro. Solo me faltó hacerme una foto debajo del reloj-calendario que tiene el local, al final de Estafeta, de la conocida marca de camisetas y complementos Kukuxumusu, que es una especie de cuenta atrás hasta los próximos sanfermines. Como ha pasado casi un año, y no he vuelto, la próxima vez me la haré. Ahora me conformo con un calendario de bolsillo, donde iré contando los días, por si alguna vez disfruto de la fiesta en vivo.

4 comentarios:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Navarra y País vasco dos lugares de la geografía española que me faltan por visitar pero están en la lista.

SCHEVI dijo...

Dos lugares que te recomiendo, Quinto Forajido. En Navarra he estado una vez y me gustó mucho, tiene gran variedad de paisajes, monumentos, gastronomía y buena gente. El País Vasco lo he visitado tres veces. Además de lo anterior, es que tengo a la familia de mi mujer, unas personas estupendas. Lo malo es lo lejos que está, pero coges el avión en Sevilla, por ejemplo, y en una hora y media estás disfrutando.

Anónimo dijo...

Me viene de perlas toda la información que has aportado sobre Navarra y pais Vasco, el 27 salimos hacia allí, espero disfrutarlo.LUI

SCHEVI dijo...

Seguro que lo disfrutáis, Lúi, como lo disfrutamos nosotros cuando fuimos. A mí me sorprendió. También encontrarás diversos cambios de temperaturas, buenos para los que estamos acostumbrados al calor del sur. Y no desaprovechéis para degustar su gastronomía....magnífica.