viernes, 9 de julio de 2010

Menús de boda



Como vengo diciendo en diversos post, durante un mes hemos asistido a varias celebraciones matrimoniales de familiares nuestros, a las que hemos sido invitados, todas fuera de Palma del Río. Esto nos ha permitido (u obligado, según se entienda) recorrer el territorio peninsular de sur a norte. Dos bodas han sido en la provincia de Cádiz: la de David (mi sobrino) e Inma, en Jerez de la Frontera, y la de Antonio (primo de Anamari) y Lorena, cuya ceremonia fue en Cádiz y el banquete en Jerez, de nuevo. La tercera ha sido la de Gemma (hija de Marian, prima de Anamari, y de Antxon) con Gerardo. Su celebración también fue compartida: la ceremonia en una iglesia de San Sebastián (Donosti), y el convite en Lasarte-Oria. Además de ser una oportunidad de estar con familiares que no vemos habitualmente, por tener residencia en lugares dispares del territorio, estos encuentros son propicios para degustar platos que por lo general no son menús habituales de nuestras mesas hogareñas o de establecimientos locales. Por eso hoy voy a dedicar esta entrada, aunque sea brevemente (para no daros demasiada envidia, y no excederme en ostentación) a los menús degustados en estas bodas.

En el primer casamiento, que se celebró en las antiguas bodegas del Hotel Prestige Palmera Plaza, de Jerez de la Frontera, el menú estuvo compuesto de: Crepineta de salmón con aguacate y langostinos, Sorbete de ron a la hierbabuena, Confit de pato asado en su jugo con salsa de naranja y selecta guarnición. Y de postre Hojaldre con crema inglesa, chocolate caliente y confitura de frutos rojos. Además del correspondiente aperitivo previo con productos variados (algunos típicos de la zona), y bebida y café, y barra libre.

En la segunda boda en Jerez, celebrada en las bodegas Fundador Pedro Domecq (como ya dije en otro post), el menú consistió en: Salmorejo cordobés con picada de jamón ibérico y huevo, Ensalada de langostinos con timbal de calabacín y soja, Solomillo de ternera con foie y crujiente de pisto y setas salteadas; y de postre Tarta de chocolate con leche y azahar, mini tulipa con helado de crema de Sevilla y salsa toffe. Acompañando las correspondientes bebidas, café e infusiones. Y previamente agasajados con aperitivos, y cerrando con la habitual barra libre.

Y llegamos a la tercera fiesta con motivo de un nuevo matrimonio, la que nos llevó a tierras del País Vasco. A ella corresponde la foto de foto del principio, donde estamos con la madrina de mi mujer, y demás familia en la puerta de la iglesia de Donosti donde se celebró la ceremonia (ceremonia en castellano y euskera). Como dije al principio el convite tuvo lugar en Lasarte, concretamente en el restaurante de Martín Berasategui, uno de los gurús de la cocina vasca actual, junto a Arzak, Arguiñano, Subijana, etc. Sin duda una gran ocasión de conocer el trabajo de este chef de fama, cuyo padre compartió labores con el de Antxon, el padre de la novia, cuando Lasarte era un barrio rural poco poblado.

Fig 1
Fig 2
El menú consistió en seis platos, seis (como se diría en un cartel de toros). Empezaron con el obligado cocktail a la entrada del caserón, en sus jardines, con una multitud de "pintxos" de elaborada presentación. Y el padre del novio nos agasajó con platos de jamón, de los que produce en sus tierras segovianas.

Fig 3
Fig 4
Ya en el interior del restaurante empezó el desfile de platos. De primero FOIE GRAS CALIENTE con un pastel de oca glaseado y jugo espumoso acidulado (fig 1). Muestrad de cocina francesa. Siguieron unos RAVIOLIS CASEROS DE HONGOS Y SETAS, con jamón y jugo de setas (fig 2). Paso para la cocina italiana con productos de lugar. El tercer plato era un TACO DE BACALAO CONFITADO sobre una cama de txangurro a la Donostiarra y Pil-Pil ligero (fig 3). Ejemplo de plato típico vasco, con algún toque innovador personal. Como siguiente propuesta sirvieron un BOGAVANTE ASADO SIN CÁSCARA, con brandada de merluza, vieiras y salsa de posos de vino tinto (fig 4). Jugosa combinación de frutos de la mar. Y el quinto (no hay quinto malo, como en el toreo), la carne, como no, en tierras de gran consumo cárnico: SOLOMILLO DEL PAÍS ASADO A LA PARRILLA, con terrina de patata y panceta, salsa Perigueaux y trufa (fig 5). Ya había avanzado la tarde en este continuo desfile de exquisiteces, e incluso, se podía repetir (si se podía, claro). El postre, TARTA SORPRESA DE "MARTÍN", con helado de leche de caserío (fig 6).
Fig 6

Fig 5
Naturalmente todo acompañado de bebidas, café y barra libre, hasta un determinado momento en que la fiesta continuó en otro local, en San Sebastián, donde estuvimos hasta que el cuerpo aguantó. No muy tarde porque al día siguiente nos esperaba una comida en una sidrería, de la que daré cuenta en otra entrada, pues el ritual de sidrería merece mayor detenimiento.

En fin, que seguro que nuestros organismos han notado las consecuencias de todo este buen yantar. Ahora bien, lo importante han sido los buenísimos momentos en buenísima compañía, que dan ganas de repetir. ¿Y qué mejor agradecimiento ante tanto agasajo que desear a todos estos parientes que han formado su propia familia, que sean lo más felices que puedan?. ¡Pues que sean felices y que les dure esta felicidad!.

6 comentarios:

Alfonso dijo...

Un post como éste no es justo jj
Por cierto, en el Palmera Prestige fue la última asamblea del PSOE de Jerez, y la visita de Griñán y Leire Pajín.

SCHEVI dijo...

Por supuesto que no es justo, Alfonso. Es hedonista, es gula, es ganas de disfrutar de la vida y sus placeres materiales. Es cultura, amistad, la llamada de la sangre, la alegría de vivir. ¡Que no todo va a ser trabajo, coño!, jajajajaja. Y si te invitan...cómo vas a rechazar algo así, ¿no?.
Vaya, que, por cierto, no escogisteis mal sitio para la asamblea, ¿eh?.

Anónimo dijo...

Hola Schevy! Ya hemos vuelto del viaje y me he puesto al dia en tu blog. Muchas gracias por los comentarios. Como novio "organizador" (tú ya lo sabrás) sólo se pretende reunir a familiares y amigos y echar una buena tarde-noche. Y si además apareces en un blog de alguien cercano, ¿que más se puede pedir?. Por cierto, no veas que menú el de Lasarte! Estos vascos no tienen remedio (mi mujer es vasca y no tiene remedio)...Un fuerte abrazo. Antonio y Lorena

SCHEVI dijo...

Me alegra verte por aquí de nuevo, Antonio. Y que te parezca bien que sacara lo de vuestra boda en el blog. Mi intención no es comparar las tres celebraciones, sino dar cuenta de lo excepcional de un ritual de este tipo, en el plano gastronómico. Todas estuvieron estupendas. Y lo de los vascos...tú lo has dicho, no tiene remedio:la comida a raudales, cantidades industriales. Así son. Y también encantadores y cariñosos, que conste.
Solo he relatado la celebración "oficial",la del restaurante de Berasategui, de la oficiosa de la tarde anterior no digo nada, y de la del día siguiente la explicaré en otro post que saldrá dentro de unos días (tres días de comidas, ¡uf!. Alguien dijo que aquello era como una boda gitana). Sin duda lo mejor es el agasajo que se da a los invitados, esa muestra de afecto y agradecimiento que se siente porque te acompañan en un día importante. Gracias por habernos invitado.
Espero que lo hayáis pasado bien (dentro de lo posible, por la salud) en Argentina. Ya nos contaréis. Un abrazo.

Animal Farm dijo...

"Carpe Diem" "Hakuna Matata" próximos sloganes del PSOE, propongo un reality show: "Socialistas neoricos" en la Sexta tras "mujeres ricas".

SCHEVI dijo...

¿Socialistas?, ninguno de los que se han casado era socialista, no seas sectario. ¿Qué, te da envidia?. ¿A ti no te invitan a bodas, Animalico?. Pues a jod....!