sábado, 5 de febrero de 2011

Espantapájaros


¿Quién ha dicho que las nuevas tecnologías estén reñidas con el mundo rural?. Las golondrinas hacen sus nidos con barro, a gran altura, aprovechando muchas veces edificaciones humanas, en partes, aparentemente, fuera de nuestro alcance. Muchas veces hemos visto colgando de balcones y ventanas, en la parte superior del vano, o también en  las cornisas de los edificios, unos plásticos, la mayoría de las veces de color rojo chillón, que sirven para evitar que las golondrinas hagan sus nidos en estos espacios que dejan los ángulos que forman las paredes. Cuando el viento los mueve asustan a estas aves, lo que les disuade de su labor constructiva, al no verlos como un lugar seguro para criar su prole. Como son especies protegidas, por ser aves insectívoras, hay que esperar a que terminen la crianza de los polluelos, para derribar sus cubículos hechos con barro. Esto hacía que viésemos muchos edificios como si tuviesen flecos, como los de un traje de gitana, o con algo parecido a las barbas de unos muñecos horrorosos.

Se ha extendido la costumbre en tiempos más recientes de sustituir esos feos y frecuentemente molestos espantapájaros por discos digitales, por discos compactos. Éstos se cuelgan de igual manera, ya que al girar reflejan la luz solar con matices irisados, brillantes y muchas veces deslumbrantes, consiguiendo el mismo efecto que las antiguas tiras de plástico. No es que aporten mayor calidad estética, pero tienen la ventaja de que son algo menos visibles. Sin embargo, es preferible buscar otras soluciones que no afeen nuestras fachadas, como, por ejemplo, he visto en algunos lugares donde han eliminado con unas "prótesis" el espacio disponible para montar los nidos. Pues el efecto de los colgajos, antes flecos y ahora  como "lentejuelas", no convence.


En el campo parece que el tradicional espantapájaros ha sido sustituido también gracias a las nuevas tecnologías. Recuerdo que hace años se puso de moda un tipo de dispositivo que realizaba disparos de fogueo, cuyos estampidos periódicos asustaban a las oportunistas aves...pero también a los humanos, que debíamos soportar tanto ruido, con los sustos correspondientes (y alguna que otra afección cardíaca de paso). Menos mal que dejaron de usarse. La moda de usar los CDs también se está imponiendo, como vemos en la imagen que tomé en este sembrado de girasoles. Aquel espantapájaros de la niñez, protagonista de muchos cuentos y películas, hecho como un maniquí que aparenta ser un agricultor, vestido de ropa vieja y sobrero, con los brazos en cruz, relleno de paja y con un rostro pintado como el de un monigote, cada vez se ve menos en nuestros campos. Parece que incluso los pájaros se habían acostumbrado a su presencia y ya no asustaba a los gorrones. Veremos cuanto dura este nuevo invento.

7 comentarios:

asaborido dijo...

Pues sigo viendo muchos espantapájaros, pero esos se mueven y andan por las calles, pero bueno, no es el tema.
La gente de campo es muy sabia, bueno somos, que yo me he criado en el campo XD
Aún tengo en la memoria, y la verdad que nunca llegué a creerlo del todo eso de colgar bolsas transparentes con agua para espantar a las moscas. ¿No las ponen por tu tierra?

Octavio Junco dijo...

Un espantapájaros muy llamativo es el llamado "Terrible eyes", u ojos terribles, que consiste en un globo de buen tamaño que aparece suspendido sobre la parcela o sembrado que se quiere proteger de los pájaros depredadores. El globo muestra la cabeza de un ave de presa de mirada terrible, y como el globo se mueve al impulso del aire, los pájaros que lo ven desde la altura se asustan y no bajan al sembrado.
Pero ahora viene la pega.
Las mirlas, que tanto abundan en nuestro paisaje, son más listas que los diseñadores del "Terrible eyes", de manera que hacen varias pasadas sobre el espantapájaros, cada una más baja que la anterior, hasta que comprueban que la supuesta ave de presa es inofensiva, ¡y adiós a las uvas de tu parra, a los higos de tu higuera o a las granadas de tu granado!
Y es que el vicio es más sagaz que la virtud.
Un saludo.

SCHEVI dijo...

Alfonso, no recuerdo ahora lo de las bolsas para las moscas. Debe ser algo más común donde se cultivan vides. Sí me suenan unas botellas llenas de agua, colocadas en los portales de las casas, pero para espantar a los gatos. Ya se sabe: "gato escaldado, del agua huye". Incluso los que no se han escaldado parecen tener aversión al líquido elemento.

SCHEVI dijo...

Amigo Octavio, los animales demuestran muchas veces más capacidad para aprender que los humanos. Por eso, tal vez, debamos renovar constantemente nuestros métodos para asustarles y preservar nuestras cosechas. Y más que el vicio, lo que agudiza la sagacidad es el hambre, seguro.

molinero dijo...

¿Hay que pagar a la S.G.A.E. por utilizar los discos como espantapájaros?
Creo que si, ya que se paga el canon al comprarlos vacíos, y si se compran grabados con algo ya se paga bastante por ellos.

SCHEVI dijo...

Seguramente sea otro tributo a la modernidad agrícola, molinero.

ORIVE dijo...

la asociación cultural "La cañada del arte" desarrolla una actividad en el rural que pretende recuperar la tradicional figura del espantapájaros este año en el condado paradanta, Ponteareas -Pontevedra, anímaros a participar.Charo. Presidenta