miércoles, 26 de octubre de 2011

Programa de puntos PSOE


Con lo harto que está uno de promociones comerciales que te interrumpen llamándote por teléfono a horas intempestivas, o mandándote mensajes al móvil (también cuando menos te lo esperas), o inundando tu bandeja de correo electrónico. Con lo que cansa que te quieran "fidelizar" a base de promociones, sumando tiempo de permanencia, canjeando puntos por teléfonos, estuches, aparatos, o coleccionando cupones, cromos, o regalos de tu caja de ahorros o el banco, etc. ¿No se les podía ocurrir otra cosa a los "cerebros electorales" del PSOE, para conseguir voluntarios, que premiar con regalitos promocionales, a base de conseguir puntos, por publicitar en las redes sociales los mensajes de campaña? Uno se siente como aficionado del coleccionismo, o un fan del famoso o la famosa de turno, buscando conseguir el objeto que le falta a la colección, con pasión desmedida. Mercantilismo, superficialidad, snobismo, infantilismo....¿Pensamos que, cuando alguien se afilia a un partido, es para conseguir regalos promocionales? ¿Así queremos conseguir convencer al electorado? No veo a Rubalcaba como un famoso cantante pop o un asiduo de las "noticias" de la prensa del corazón. ¿De verdad hemos comprendido el papel que desempeñan hoy día las redes sociales?

Ayer criticaba, con cierto tinte humorístico, la campaña de los caramelos del PP. Hoy no tengo más remedio que sentirme defraudado por la campaña de "fidelización" (como si fuésemos una compañía telefónica o un banco...) puesta en marcha por mi partido. ¿En esto se basa el lema "escuchar, hacer, explicar"? Falta el "coleccionar" y el "competir" en el ranking. Además, ¿qué vamos a hacer luego con tanta taza o vaso ocupando espacio en el aparador? Yo me afilié al PSOE por asumir un compromiso ideológico y para hacer efectiva una determinada política, no para adornar mi domicilio con reclamos más o menos estéticos.

Luego nos quejaremos de que no somos capaces de conectar con los electores. De que falla la política de comunicación. Y, en política, hay algo más, mucho más, que una ocurrente o impactante estrategia de comunicación. La política que necesitamos precisa de mucha más sustancia, y es más necesaria e importante que los spots de una campaña publicitaria. La credibilidad no se consigue con regalos.

10 comentarios:

María dijo...

Pero ¿es verdad esto?
Quiero decir, que no es un montaje o algo parecido. Me parece surrealista.
Aunque en este país, no sé de qué me asombro.

Saludos

SCHEVI dijo...

Es verdad, María. A mí también me alucinan cosas como estas. No tengo más remedio que protestar. Hay mejores maneras de mantener viva a la militancia y a los simpatizantes de un partido.

Saludos.

asaborido dijo...

Verdad como la vida misma. Aquí estamos protestando también.

Euphorbia dijo...

Pues sí que confian en sus militantes que los quieren comprar con baratijas.
Creo que el mundo se está volviendo loco.

SCHEVI dijo...

No me extraña, Alfonso. Si quieren tener un detalle con los voluntarios que no les obliguen a competir entre ellos: un regalito por inscripción, y punto. Además, lo que pueden conseguir es que la gente retweettee o repita en Facebook los mismos mensajes, imágenes o vídeos, sin fin, y provocando que los demás no hagan ni puñetero caso, por aburrimiento. O sea, lo contrario de lo que se pretende.

SCHEVI dijo...

Loco no sé, Euphorbia, pero bien frívolo es el invento. Y, además, inútil: la gente que está en redes sociales lo considerará spam, y no hará ni caso.

Jesús Herrera Peña dijo...

Es lo que tiene ser una maquinaria de ganar votos.
Es lo que tiene ser una maquinaria de ganar elecciones, sea como sea.

El PsoE ya no es el PSOE que conocimos; (que se nos quite de la cabeza) el que conocieron los que le conocieron antes de la guerra civil.
El PsoE ya es un aparato de recolectar votos de todos los rincones. Nada que ver con un partido de izquierda que pone su énfasis en la cultura de las gentes y en la democracia interna.

El PSOE empezó siendo un poquito PsoE con la mordida del felipismo y su manía por fulminar al marxismo. Luego siguó el camino con la mordida del zapaterismo. Y terminará su deriva con la mordida del Rubalcanismo. (¡¡Ojalá esté yo muy desatinado!!)

Los que votemos o voten a este PsoE nos vamos a enterar a las claras. El juego de la política. Ahora gobiernas tú cuatro añitos y luego gobierno yo.
¿Será posible pensar que caminamos hacia la muerte de las ideologías?
No. Eso no lo creo yo. Caminamos hacia la ideología única. La natural. La original. La que sacamos todos al salir del vientre materono: EL DERECHISMO, el individualismo, el egoísmo, la dictadura incruenta. Todo ello muy bien aderezado con el nacionalcatolicismo.

Salud y socialismo,

SCHEVI dijo...

Espero que no consigan acabar con las ideologías, Jesús. Solo hay que renovar determinados discursos. Pero eso no significa adoptar comportamientos tan "comerciales" como éste que criticamos muchos.

Anamari dijo...

Ni se te ocurra traer más trastos, ya tenemos bastante con los abanicos de plástico que no dan aire y los bolígrafos que no escriben de las última campañas.

SCHEVI dijo...

Tranqui, cari. No picaré con el reclamo.