lunes, 30 de agosto de 2010

Atascos por imprevistos


¡Oiga! ¿es el seguro?.
Sí, que no puedo seguir porque mi amigo iba delante y ha tenido un pequeño accidente.
¿Que qué ha pasado?
Que lo ha atropellado un gato....
Sí, un gato.
No, que mi amigo ha atropellado a un gato, no. Que el gato lo ha atropellado a él. Vamos a su coche, que el gato tiene retenido el coche. 
¿Que asuste al gato?. Eso quisiera él. Asustados estamos nosotros. Y es que el gato ha cogido al coche con sus patas. 
¿Que qué más da?. ¿Que acelere y se descolgará el gato?. ¡Imposible!. Si el gato se ha tumbado en la carretera. 
¡NO!, ¡como va a ser más fácil quitarse el gato de encima si el gato está tumbado!. ¡Y es el coche el que está encima del gato, hombre!
¿Que le estoy tomando el pelo? ¿Que entonces es mi amigo el que ha atropellado al minino?. Le repito que no, que es al revés: el gato ha atropellado al coche de mi amigo y lo tiene volcado en su panza, sin dejarles salir, mientras el gato está tumbado en la carretera....
¿Que qué tonterías estoy diciendo?. Mire, amigo, si viese lo que yo estoy viendo ahora.....¿Que estoy como una cabra?. ¡No me hable así!. ¡Oiga, que yo tengo al día las primas del seguro!. Yo no estoy loco. ¡Otros sí que van como cabras conduciendo por ahí!.



 Cuando lleguemos a casa, si llegamos, me cambio de compañía de seguros, palabrita.

(Pincha en la imagen de la cabra. Verás que diver....)

4 comentarios:

Alfonso dijo...

¡Los post que se escriben con la calor! :-P
Yo cuando cogí el coche de la autoescuela, lo primero que hice fue pillar un gato XD

SCHEVI dijo...

Con la calor y por las vacaciones, Alfonso.jajajaja. Pronto volveremos a los viejos temas, más serios. Ya mismo se acaba lo bueno...

__MARÍA__ dijo...

A mí me gustan estos temas menos serios, ojalá fuera verano más tiempo.
El mundo está lleno de palabras trascendentes y serias, un poco de humor viene tan bien...

Saludos

SCHEVI dijo...

Me alegro de que te gusten _MARÍA_. De todo tiene que haber en la vida, y no solo gestos trascendentes y serios. El verano anima a ser divertido y ocuparse de asuntos menos problemáticos. Y es lo que me pasaba a mí en estos días vacacionales. Ya se acerca el momento de la seriedad.

Saludos.