miércoles, 25 de agosto de 2010

¡Sonría!

¡Sonría, por favor!. Algunas veces lo más ingenuo, lo que a un niño le gusta, es lo que más miedo nos da a los adultos. ¡Qué mal cambiamos algunas veces, cuando crecemos!.

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Pues era de las cosas que más miedo me ha dado nunca, los payasos jj
¿has visto o leído 'It' de Stephen King?

SCHEVI dijo...

¿No serías tú uno de los anti-disturbios, no?, jajajaja. No, no he leído "It". Uno de los recursos modernos para provocar miedo es usar lo que aparentemente no lo da: muñecos, payasos, niños...todo se explota ya para causar diferentes sensaciones a las habituales. A mí de pequeño los payasos pasaron de ser lo único que me gustaba del circo, a darme hastío, aburrimiento. Seguramente por eso este espectáculo dejó de gustarme hace mucho. Pero miedo, precisamente no.