domingo, 8 de agosto de 2010

Detalles que sí importan

Local comercial situado en un edificio de tres plantas, en una céntrica calle peatonal de una ciudad andaluza importante. Marca de renombre. Artículos de moda. Lo más in, para gente joven que le gusta seguir las tendencias del streetwear y que quiere una ropa casual y cómoda a precios asequibles.


Un detalle, aparentemente sin importancia, que es solo apreciable si nos detenemos en observar el edificio en su totalidad, o al menos, en su mayor parte. Si no vamos buscando la tienda exclusivamente, en una típica jornada de shopping. Pormenor que debería haber tenido en cuanta la cadena, que presume de una marcada personalidad en el mercado, y que está extendida en 41 países de todo el mundo, con unas 600 tiendas.


Y es que determinadas muestras de abandono arquitectónico, sí importan.

3 comentarios:

Moral y Política dijo...

Chocante,

Supongo que el comerciante habrá reparado en ese detalle y posiblemente haya cursado una petición de quitar los matojos y estos habrán actuado o con mala leche o diciendo "págalo tu"

No hay nada que no pueda arreglarse con unas ordenanzas municipales que cuide el decoro y la conservación de fachadas.

De todos modos es curioso ese contraste no resuelto en muchas ciudades entre la modernidad y la "España tradicional"

saludos,

__MARÍA__ dijo...

Yo, que me encanta el "shoping", me había fijado en otros sitios que tienen esas contradiciones. Es cuestión de ver, como has hecho tú, acertadamente.
Supongo que le habrá salido cara la franquicia y la fachada estará esperando que se la arregle el ayuntamiento.
¡Tipical spanish!

Saludos

SCHEVI dijo...

Pues no sé si habrá pedido que le quiten los matojos secos, Miguel. La verdad es que esa calle está bastante plagada de comercios, con mucho glamour, pero hay cierto "descuido" municipal, no en cuanto a peatonalización, sino en limpieza pública, motivado por una verdadera ruina en las arcas públicas, como están padeciendo por la nefasta gestión de los equipos de gobiernos anteriores, que hincharon las plantillas a lo bestia.

_MARÍA_, lo raro del caso es que la franquicia es muy exigente en requisitos, y ese descuido en la fachada del edificio es contradictorio con esos requerimientos. Piden, por ejemplo, un número mínimo de metros de fachada que parece que aquí tampoco se da.