lunes, 4 de octubre de 2010

Tomás Gómez gana las primarias de Madrid

El mes pasado puse negro sobre blanco (menuda expresión se han inventado algunos para hablar de escribir) acerca de mi opinión sobre el método de primarias. Visto el resultado del Partido Socialista de Madrid, lo vuelvo a suscribir sin cambiar ni siquiera  un punto o coma. Parece que no me equivoqué en el pronóstico.

Está claro, el partido ha mostrado su división casi por mitades, haciendo público que había un problema interno: una dirección cuestionada por la dirección federal, el temor a seguir perdiendo elecciones frente al PP, y esto sumado al mal momento político general, con encuestas que auguran malos tiempos electorales. Tal vez este cóctel haya propiciado un apoyo a la "candidata del aparato" mayor del que hubiese esperado (el 48%), a pesar de haber gozado Gómez de un apoyo interno abrumador cuando fue elegido secretario general. Las primarias, como apunté entonces, se han convertido en un plebiscito contra el aparato, pues solo han votado los afiliados, no los posibles votantes en las próximas elecciones autonómicas. La idea de David contra Goliat se ha impuesto a la comparación entre proyectos diferentes. Es más, no sabemos si existen esos proyectos pues no ha habido contraste de pareceres, no ha habido debate entre los candidatos (algo normal en unas primarias de verdad, como en Estados Unidos). La reacción del supuesto débil frente al supuesto fuerte es el resultado.

Y la derecha haciendo palmas, porque el gran perjudicado ha sido Zapatero, cuya dirección quiso que fuese candidata la ahora perdedora. Es lo que recoge la mayor parte de los medios de comunicación hoy. Olvidan, interesadamente, que Gómez fue el candidato del "aparato zapaterista" a la secretaría general de la federación madrileña. Tras una Huelga "No/General" la semana pasada, tras otros sondeos de opinión adversos al PSOE y con una imagen de Zp muy devaluada, el resultado de las primarias madrileñas, que no el de otras federaciones donde sí han ganado los candidatos "oficialistas", empeora el clima político. 

Quienes son partidarios del sistema han resaltado la buena participación como síntoma de fortaleza democrática, pero olvidan que el censo electoral madrileño está compuesto por muchos más que los casi 15.000 votantes socialistas de ayer. Hay tiempo, pero no es mucho, para hacer una buena campaña previa y electoral, sin embargo el enemigo a batir es demasiado fuerte, y no está tan tocado como el PSOE. Zapatero y sus colaboradores más cercanos han recibido un buen palo. Está claro que ellos no son los que se han presentado, pero hicieron lo posible para que el candidato fuese otra persona, aunque pactaran las primarias, porque no había acuerdo. Las cosas no se habrán puesto mal, pero ahora estarán pensando que ya estaban mal. Si las cosas fueran bien, ni siquiera habrían celebrado primarias. Nadie se habría atrevido, como le pasó a Zp después de ganar por sorpresa el congreso de 2000. Entonces nadie pensó en primarias. Y cuando se hacen elecciones siempre hay alguien que gana y quien pierda. Son las reglas del juego.

Ahora toca recomponernos de las heridas e ir todos a una. El adversario, de verdad, está en otra parte. ¿Lo conseguiremos?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Celtibético, Gómez es como un ave fenix, cuando nadie creia que iba a garnar en su ciudad Parla en unas elecciones municipales, va y gana con el el 75% de los votos, me recuerda a un anterior alcalde de Palma del Río, el cual tenia consigo al aparato pero los perdedores auguraban una gran bajada de votos, pero bueno quedó segundo en el ranking de votos

1º Tomás Gómez - Alcalde de PARLA

2º y 1º de Andalucía Salvador Blanco - Alcalde de Palma del Río

No son fuentes exactas pero me lo han comentado y el ine casi me lo corrobora con exactitud.

SCHEVI dijo...

No entiendo lo que dices (me parece que te has comido palabras). Veamos, dices que Salvador Blanco "tenía consigo al aparato" y "quedó segundo en el ranking de votos" (¿?). Y luego que fue el primero de Andalucía, "pero los perdedores auguraban una gran bajada de votos". ¿En qué quedamos?, ¿ganó?, ¿quedó segundo?. ¿Quienes son esos perdedores?, ¿del aparato o de fuera?. No está claro.

Salvador Blanco ha tenido resultados magníficos en Palma, como candidato a alcalde. Tal vez te refieras a las elecciones de 2003, donde el PSOE obtuvo el 68.10% de los votos y 13 concejales de 17. ¿Es esa vez cuando hablas de ser el primero de Andalucía?. ¿A qué te refieres cuando dices "quedó segundo en el ranking de votos?. ¿Y lo del aparato?.

No veo paralelistmos entre Tomás Gómez y Salvador Blanco. No sé a donde quieres ir, Anónimo comentarista. ¿Me lo puedes explicar?